Lo + leído

08 noviembre 2008


Capítulo 20: El morreo de Congui


Lupino llevaba a Peter atado hacia la salida. Iba el primero por el pasadizo secreto, Zanky los vio salir al exterior. Mientras, intentaba ponerse de acuerdo con Sirius para ver quién salía primero, ya que la salida era estrecha.

- Pasa Zanky, sniiif.

- No, no, pasa tú... papi.

- Sniiiiif, ai mi Zanky que me ha llamado papi, sniiiifff prrrffff.

- Si, si, pero sal ya ¿quieres? - A Zanky no le gustaban los numeritos.

- ¿Queréis callaros ya? las damas primero, maleducados - Jermayoni se abrió paso y salió del túnel arrastrando a Ron de los pelos.

Del fondo del túnel se oyó un grito parecido al de un tiranosaurus rex enloquecido, algo provocaba un ruido espantoso que salía de la casa de los gritos.

- Corred,¡¡ que viene Tita!! - Zanky ayudó a Jermayoni a sacar a Ron, y él, junto a Sirius, salieron juntos, despavoridos por el ruido que cada vez estaba más cerca tras ellos.

- ¡¡¡¡¡¡¡¡ESTA NOCHE VOY A CENAR... JERMAYONI!!!!!!!

Al salir, una nube se apartó dejando ver a través de las ramas peladas del melocotonero la luna llena con su intensa luz. A Zanky le gustaba, y no entendía el por qué de las caras de pánico de Jermayoni, Sirius y Peter, hasta que miró a Lupino, que se estaba transformando en hombre lobo.

- Correeeed, correeeed, prrrffff, correeeeed. Yo lo detendré. - Todos se echaron para atrás escepto Sirius, que se transformó en perro salchicha y comenzó a lamerse.

Peter aprovechó y agarró la varita de Lupino, transformándose en tejoncito y huyendo hacia el bosque.

- Eso, huye, huyeeeee, ¡¡¡so cobarde!!! me das asssssco. - Jermayoni se estaba animando, pero seguía con los ojos como platos viendo como Lupino se transformaba.

La transformación era lenta, suerte que Lupino tuvo la sensatez de quitarse el abrigo y la camisa y dejarla perfectamente doblada sobre el suelo antes de que comenzara a hincharse y a salirle pelo por todas partes.

- ¡Contra!, qué desmayo má tonto... Ui Sanky, si etái aquí... ¡¡Aiba!! ¿¿y eso qué é lo que é?? si parese... parese... tia Manoli, no me diga que has dejao de depilarte, que ya te dije que tú con pelo perdía muxo...

- Que no Jerma, ¡¡¡que es Lupino!!! O sea.

- ¿Lupino? ¿que tampoco se ha depilao?

- ¡¡QUE NO!! ¡¡Que es un hombre lobo!!

- ¡¡AAAAAH!! SANKY; SÁRVAME, SÁRVAME SANKY, SÁRVAME. Que me come er lobo, ¡AAAH!

Una explosión sacudió de polvo la escena. La entrada al pasadizo hizo un ruido espantoso y de ella salió Tita Hagrid, con su plato en la mano y la vena del cuello hinchada. Tenía pelos de loca y la mirada muy dilatada, fija en Jermayoni.

- ¡¡TÚ!!

- Que no Tita, o sea, que Lupino... que...

- ¡¡TÚ!!

Sirius se acercó a Tita, transformado en perro salchicha, y le lamió la pierna con la intención de que se girara y viera a Lupino transformándose. Tita no dijo nada, pero dio una patada al perro que lo hizo dar dos vueltas de campana en el aire antes de caer por una cuesta que daba al gran lago.

- ¿Sabes que vas a morir no? - Tita se arremangó y se chupó un dedo para comprobar la dirección del viento, pero algo le había escupido en un brazo. Se giró y vio a Lupino terminándose de transformar en hombre lobo. - ¡¡Por Merlín!! Lupino, tápate las vergüenzas, ¡¡que hay menores y mi Zanky delante!! ¡¡so pervertido!!... Lupino a mí no me gruñas... Lupino que te la ganas.

Lupino ya estaba totalmente transformado. Era una especie de perro enorme y musculoso, pero con el pelo de la cabeza muy bien peinado, con su inconfundible flequillo.

- ¿Me estás gruñendo a mí? ¿Me estás gruñendo a mí? - Tita se puso seria - Te la has buscado... ¡SIT! ¡SIT! Con que no me haces caso ¿eh? muy bien... ¡dame la patita! ¡que me des la patita!... ¡¡Oi!! ¡qué hombre este! todos los hombres sois iguales, en cuanto os convertís en fieras no sabéis lo que es la educación. ¡¡Que dejes de escupirme y te pongas algo encima, cochino!!. - Tita se quedó quieta, mientras el hombre lobo la miraba fijamente con muy mal genio. Tita sacó un lacito lila de un bolsillo y se acercó a Lupino. - Muy bien, no te muevas, ya verás lo mono que estarás con el lacito... así, tranquilo.... ¡¡Eh!! ¡¡VUELVE AQUÍ!! ¡¡LUPINO!! ¡¡QUE COMO TE ENCUENTREN LOS DE LA PERRERA NO LO CUENTAS!! ¡¡LUPINO!! - Tita salió corriendo tras Lupino, que se adentraba en el bosque prohibido a toda velocidad.

Jerma estaba retocándose el maquillaje con el espejo de su polvera, apenas preocupada ahora, ya que contaba con algunas horas más de vida, siempre quiso morir joven. Ron estaba en el suelo, inconsciente y con las piernas heridas. Jana estaba muy pálida, con la boca abierta mirando hacia donde se había ido el hombre lobo con Tita, y Zanky cayó en la cuenta: Sirius.

Zanky corrió hacia donde Tita había lanzado de una patada a Sirius, era bajo una cuesta bastante pronunciada que daba al lago.

- ¡¡SANKY!! Pérame xiquillo, ¿¿ánde va?? Jerma, vamo con ér, no le dejemo solo.

- ¿No ves que estoy ocupada? - Jermayoni continuó maquillándose - anda, ve tú, yo me quedo con el pelirrojo, a ver si se despierta...

- Vale tía, ¿cómo voy?

- Divina, o sea, ea, ve con Zanky.

- SANKYYYY. ¡¡Pérame SANKYYYYY!! ¡Que la Jana va pa ayudarte!

Zanky bajó la cuesta y vio a Sirius entre unos arbustos, a la orilla del lago, transformado en hombre, y vestido. Estaba herido, tumbado hacia arriba, llorando de pena y sonándone los mocos con unas ojas. De pronto, antes de que Zanky pudiera acercarse a Sirius, la superficie del lago se congeló rápidamente. El ambiente se volvió frio y la felicidad desapareció. Los dementores se acercaban y Sirius sabía que iban a por él.

- No, sniiiif, noooo, Congui noooo, ¡¡¡¡Congui nooooo!!!! prrrrffffff.

- Tranquilo Sirius, ¡¡yo te salvaré!! ¡¡¡¡¡por las magdalenas!!!!! - Zanky se dirigió hacia Sirius, miró hacia arriba y vio un centenar de dementores que descendían hacia el lugar.

- ¡¡SANKY!! ¡¡SANKYYY!! ¡¡¡Aquí vengo yo!!! Ai Virgensita mía de mi arma y de mi corasonsito delicao, ¿y eso que é lo que son xiquillo? oi que cosas má feaaas, oyoyoyoyoi, ¡¡SANKY SAR DE AHÍ!! Que eto no pinta nada bien, ¡¡¡CORRE SANKY!!! ¡¡¡¡¡CORRE!!!!!

Zanky no hizo caso a Jana, ni al movimiento que había tras unos arbustos cercanos. Pensó en las magdalenas del sótano de la tienda de Hogsmeade, pensó en lo feliz que se sintió al verlas... tocarlas... probarlas... zamparlas... y gritó EXPECTO PATRONUM.

De su varita salió una sustancia blanquecina que hizo de escudo contra algunos dementores que se habían adelantado al resto, pero el hechizo dejó de funcionar al momento. Los dementores se acercaban cada vez más, algunos absorbían parte del alma de Sirius, otros se aprovechaban de que Zanky estaba al lado y cataban las dos almas. Se ve que el alma de Zanky era más dulce, porque muchos dementores dejaron de lado a Sirius y atacaron a Zanky, que ya no tenía fuerzas para defenderse.

- SANKYYYY, ¡¡¡SANKYYYY!!! ¡¡¡¡AI QUE SE ME MUERE!!!! ¡¡¡AI QUE SE ME MUEREEEE!!! - Jana dio un paso al frente, decidida a rescatar a su amigo, pero en cuanto se acercó a tres metros de donde estaba Zanky se puso demasiado pálida y cayó desmayada.

Zanky estaba a punto de perder el conocimiento, lo último que vio fue a Sirius sin sentido, a un dementor pervertido con lacito lila intentando darle un beso apasionado y una luz... aquella luz que llenó el lugar de calor y esperanza y que alejó a los dementores. La luz provenía de una orilla cercana al lago, tenía forma de un animal pequeño, y vio, antes de caer desmayado, que alguien había convocado aquel patronum...

- ¡¡¡¡¡ZANKYYYYYY!!!!!!

2 comentarios.

  1. Kia dice:

    Hola!! waa que miedo me dio Tita, definitivamente lo siento por Jerma jajaja

    Pobre Zanky! y hora que le pasara??

  2. sofidepotter dice:

    Jajaja! Todavía no entiendo como se salvó Jermayoni de Tita, aunque no creo que sea para siempre.
    ¡Pobre Sirius! Caer desmayado por una patada de Tita, me da mucha lástima!!!

    Muy buen capítulo chicos ^^

- Copyright © Zanky Potter - Date A Live - Soporte por Blogger - Diseño por Johanes Djogan - Modificado por Zancaturno -