Lo + leído

28 octubre 2008


Capítulo 19: El vasallo de Lord Voldiport

Tita lanzó el plato a Lupino y éste quedó enganchado en la pared, sujeto por el plato que había atravesado su impecable abrigo, quedando inmovil.

- ¿Con que eres un viva la Pepa, eh? mi pobre Fifí, que le has roto el corazón, si es que eres un desalmado, un canalla, un lobo pervertido y un desagradecido. ¡¡Hombre ya!! mi pobre Fifí, que ha venido desconsolada a decirme que te ha visto engañarla delante de sus narices con una salchicha... - Tita cayó en la cuenta de que había otro hombre en la habitación y su tono cambió para ser amable - Hola, soy Tita, ¿y tú?.

- Ermmm.

- ¡Aibá! ¡¡yo te conozco!! ¡¡eres el preso flacucho de Azkaban!! Hay que ver, lo que te engordé en un par de semanas ¿eh? echas de menos mis galletas ¿verdad? Porque acabo de pillar al ladrón de galletas sino pensaría que eras tú... oye, ¿qué tal tu prima la desquiciá? ¿ha salido también? por cierto, hace unos meses vi a Congui, más guapo que está él, aunque le ha salido un poco de moho en los huesos, pero vamos, un poquito de 3 en 1 y queda como los chorros de las fuentes de mi pueblo...

- Tita... esto...

- ¡¡¡CÁLLATE LUPINO O TE HAGO COMER TODOS ESTOS PAÑUELOS!!!

- Vale.

- ¿Qué has dicho? - Tita se agachó a por un pañuelo, pero Lupino apretó fuerte los labios y negó con la cabeza - así me gusta... y ahora - Tita sacó un lacito lila y se lo puso a Lupino en el cuello - ¿ves que guapo estás? ea... por cierto... - Tita volvió a girarse hacia Sirius - he estado escuchando, así como que no quiere la cosa... ¿conocías a este salido mental? y... ¿me ha parecido oir que eres un perro salchicha? y... ¿estoy equivocada o te llamas Sirius?

- Sniiiffff, no si... yo ya me iba ¿eh? prrrrfffff, sniiif.

- Alto ahí cara pimiento... - Tita miraba a Sirius con cara de sospecha - aquí hay algo que me escama... atemos cabos.... veamos... - Tita comenzó a pasearse por la habitación con las manos en la espalda - Tú te llamas Sirius... tú eres un animago perro salchicha que estudió con el apestoso de Lupino... Lupino ha engañado a Fifí con una salchicha y se enrrolló hace unos meses con un perro salchicha después de que un tal Sirius Black entrara en la sala común de Hufflepuff... - Tita parecía desconcertada - oye... ¿no será Black tu apellido por casualidad?

Sirius abrió la boca, con lagrimones en los ojos, pero no llegó a pronunciar nada porque Jermayoni había recuperado su varita y había lanzado un hechizo ralentizador a Tita, que la hacía moverse a cámara muy lenta.

- O sea, de verdad, cómo se enrrolla Tita, a ver, por lo que más queráis, terminad de contar el cotilleo de una vez, que tenenemos que volver al castillo para ponerme mi crema hidratante nocturna...

Zanky recogió su varita y quitó el plato que mantenía inmovil a Lupino, después miró de reojo a Tita, que intentaba girarse en dirección a Jermayoni, su color de piel era cada vez más rojo y sus ojos comenzaban a inyectarse en sangre.

- Todavía no me fio de vosotros, contadme qué pasó con Peter Pepigru.

- Peter siempre ha ido detrás de los que podían protegerle, no es capaz de mover un dedo por nadie si no se lo ordenan... - Lupino intentaba quitarse el lacito lila mientras se arreglaba el abrigo.

- Yo era el guardián de tus padres, Zanky sniiiif - Sirius comenzó a hablar, y Zanky intuyó que iba a contar algo muy triste, porque sus ojos empezaban a lagrimear de forma abundante y su nariz estaba húmeda y muy roja - pero ellos decidieron cambiarme por Peter, sniiiif prrrrrffff. En cuanto supe que tus padres habían muerto me di cuenta de que Cosita les había... sniiiif, les había... sniiiif traicionado prrrrffffff, y... y... fui en su busca, y le encontré en una calle muggle. Él provocó una explosión y se arrancó un dedo, sniiiif, murieron muggles y él se escapó por las alcantarillas transformado en tejoncito, sniiiif, de esa forma todos pensaron que yo era el culpable, sniiif, prrrrffff. Los grises me encontraron al día siguiente, no sé cómo, porque me escondí muy bien detrás de una farola... llorando sin parar, sniiifff, prrrrfffff.

- Y... o sea... ¿cómo conseguiste salir de Azkaban? - Tita ya tenía una mano a tres centímetros de Jermayoni, pero ésta dio un paso a la derecha y se alejó de Tita.

- Pues... pues... pasé doce años encerrado, los dementores absorbieron toda mi felicidad, sniiif, que ya de por si era poca, sniiiif prrrrffff, ¡¡¡ai que pena más grande!!! ¿Por qué tuve que ir yo a Azkaban? prrrrffffff, ains... pues... el año pasado conseguí adelgazar lo suficiente como para colarme entre los barrotes de la celda, pero llegó Tita a la celda de al lado y sus galletas de chocolate estaban muy buenas... total, que volví a engordar, y este verano conseguí fugarme transformado en perro, sniiiif, los dementores ni notaron mi presencia como perro, ¡¡qué desgraciaíto soy!!! buaaaa, prrrrrfffff snifff y... - Sirius tiró su pañuelo y sacó otro de su bolsillo - después, fui a buscarte Zanky, sabía que te encontraría en la casa de la hermana de Lila, pero me encontré un perraco y tuve que salir huyendo, sniiiiiffff, ¡¡me dio tres mordiscos!! sniiiif, y... y... prrrffff y... después llegué hasta aquí, porque había visto al tejoncito de Ron en un periódico, entonces me dí cuenta de que Peter estaba en Hogwarts, y de que tú corrías peligro Zanky, por eso vine, sniiif, y llevo todo el curso alimentándome del pienso que me traía Fifí. Tuve que besarla para que no me pillárais en el castillo, y casi me ahoga el calamar gigante, sniiiif. Pero convencí a Fifí para que me ayudara a traer al tejoncito aquí, para matarlo, y esta noche lo he conseguido, me vengaré de Peter.

- Pero... en estos tres años... Peter podría haber matado a Zanky, ¿por qué no lo hizo? o sea, soy yo y me lo cargo ahogándolo con la almohada, o haciéndole tragar una sábana, golpeándole mientras duerme en la cabeza, simular un accidente con una sierra mecánica... - Zanky miró a Jermayoni, ojalá jamás se peleara con ella, sentía que desde ese momento cualquier ruidito por las noches le despertaría aterrado.

- Ese es el problema - Lupino ya se había cosido el abrigo y tenía una escoba en las manos mientras barría los pañuelos usados. - Que Peter es un cobarde, no sabe hacer nada él solito y siempre va a la sombra de alguien, probablemente estuviera esperando a que el-que-da-yuyu-nombrarlo regresara, para entregarle a Zanky.

- Me duele mucho la piernaaaaaa, matadme ya y dejad la cháchara, mata a Zanky si quieres, pero mátame a mí antes, por favooooor - Ron estaba muy pálido y seguía perdiendo sangre en las heridas.

- ¡¡¡No te callarás no!!! ains... qué niño este, no puede una cotillear tranquila, siempre tiene que estar el graciosito de turno molestando y.... aaaaa aaaaaa ¡¡¡¡achís!!!! Ui... perdón Tita. - Jermayoni se alejó con un poco de miedo de Tita, cuya cara ahora estaba plagada de sus gérmenes.

Tita seguía bajo el efecto del hechizo ralentizador, sin su plato, y con Jermayoni estornudándole en la cara. Su cara ahora estaba de un tono rojo oscuro y de sus orejas comenzaba a salir humo, parecía que en cualquier momento fuera a estallar. Daba tanto miedo que Jermayoni ni se atrevía a mirarla directamente.

- Ron, dame el tejoncito, que lo vamos a matar - Lupino se acercó a Ron.

- ¡¡NO!! mátame a mí antes!! por favooor, ¡¡me estoy muriendo, mátame!! luego mata al tejoncito, pero antes yo por favooooor - a Ron se le cortaba la voz, Zanky pensó que igual iba en serio, pero si Tita no había hecho nada para salvarlo es que todo iba bien.

- Ron por Merlín, ¡¡DALE EL MALDITO TEJONCITO!! no estropees el momento cumbre de la noche, desde luego, o sea, qué poco respeto y qué poca solidaridad... puaj, porque soy muy pija sino te escupía, estás arruinándonos la noche, que lo sepas, o sea. - Jermayoni arrancó al tejoncito de las manos de Ron, y Ron cayó hacia atrás, inconsciente. - Ea, ¿y ahora qué? ¿le tengo que dar un besito como a los sapos para que se transforme en humano?

- ¡No! - Sirius se adelantó, porque el tejoncito ya estaba asintiendo con la cabeza. - dámelo, dámelo... así... bien, esto se hace con mucho cuidado, verás... - Sirius golpeó al tejoncito contra la pared, apretándolo con todas sus fuerzas - o te transformas ya o pienso sacarte el corazón para enseñártelo antes de morir, y me lo comeré mientras aún bombea tu sangre, ¡¡ASQUEROSO SANGRE SUCIA!! - Sirius volvió en si - Ui, no, eso último no, es que he pasado demasiados años oyendo a mi prima decir esas cosas a los dementores...

De pronto, el tejoncito comenzó a dar vueltas en si mismo y tras un "plop" se transformó en un hombre bajito y gordo, vestido como un hombre primitivo y con pelo por todas partes.

- ¡¡Siiiirius!! ¿¿qué tal?? ¿cómo estás? ¡¡cuánto tiempo!! hay que ver... apenas has cambiado, sigues con los ojos llorosos y la nariz inflada... y... ¡¡Remuuus!! sigues igual de ordenado, qué recuerdos me traéis...

- Calla - Sirius aún le sujetaba por el cuello contra la pared. - ni te atrevas a hablarnos, sniiif, siempre fuiste un mentiroso y un falso.

- ¿¿Mentiroso yo?? ¿qué dices? con lo fiel y leal que soy a mis amigos...

- ¡¡Waw!! o sea - Jermayoni estaba emocionada, el cotilleo era real - ¡¡tu tejoncito era Peter, Ron!! ... ¿¿Ron?? ea, ahora se queda dormido, qué fuerte, o sea te lo juro.

- ¿¿Yo un tejoncito?? ¡qué va! dónde has visto tú un tejoncito, porque yo no lo veo. - Peter intentaba soltarse de Sirius.

- Siempre fuiste un rastrero Peter, vendiste a Jaimito y a Lila a quien-da-yuyu-nombrarlo y aún intentas engañarnos. - Lupino seguía barriendo la habitación.

- ¿Quien da yuyu? yo no conozco a ese, de verdad de la buena, por cierto, ¿cómo están Jaimito y Lila? - Peter aprovechó que Sirius se estaba sonando los mocos para soltarse.

- Sniiiifff, ¡¡¡tú los vendiste y ahora están muertos!!! prrrfffff

- ¡¡No me digas!! con lo que yo quería a Jaimito... - Peter estaba arrinconado en una esquina.

- Peter - Lupino dejó la escoba y sacó su varita - vamos a matarte por todo lo que has hecho, no mereces vivir, el pobre Siriíto ha estado en Azkaban 12 años por tu culpa, tú debías haber estado ahí, no él.

- Sniiiif, los dementores son feos y horribles, y me hacían llorar, sniiiif prrrffff, y allí no te daban pañuelos, buaaaaaaaa, buaaaaaaa.

- ¿Peter? ¿Quien es Peter? yo no soy Peter, ¿tú conoces a algún Peter? porque yo no, no sé de qué Peter habláis... ¡AaaaH! ¡¡bajad las varitas por favor!! no, yo soy bueno, soy un tejoncito bueno, quiero pipas, quiero pipas.

- ¡¡Esperad!! - Zanky paró a Sirius y Lupino, que estaban a punto de matar a Peter - mejor... mejor vamos al castillo, que allí tengo más magdalenas. Además aprovechamos y entregamos a Peter a los dementores... así... así, Sirius, serás libre y podrás hacerme magdalenas... si quieres - Zanky puso cara de niño bueno. - Además, no me gustaría comer magdalenas hechas por alguien que ha matado a un viejo amigo...

- Muy noble por tu parte Zanky... - Lupino bajó su varita.

- Naaah, si no lo hago por mí... es por Jermayoni, que no la veo tan feliz desde que le regalaron la Mimosita...

- ¡¡¡MI MIMOSITA!!! ¡Tú! - Jermayoni agarró a Sirius por el pelo - dime dónde está mi Mimosita.

- Sniiiif, ¿qué es eso?

- ¡¡¡Mi muñeca de porcelana!!!

- No la tengo, la vi enterrada en el bosque prohibido, sniiif, alguien la habrá llevado ahí prrrrfff...

Se pusieron de acuerdo y Lupino decidió atar a Peter para sacarlo de allí, Sirius y Zanky fueron hacia Ron pero Jermayoni les detuvo.

- No os preocupéis por Ron, dejádmelo a mí.

- Vale, ¿sabes usar el hechizo levitador?

- ¿Pa' qué? deja, que yo sé cómo sacarlo... - Jermayoni se agachó con cuidado, acarició la cara de Ron y le puso bien el flequillo, cuando él aún estaba inconsciente - Ains... te dije que te pusieras la crema exfoliante... - Jermayoni agarró a Ron de los pelos, se levantó, y comenzó a arrastrarlo hacia la salida de la casa, escaleras abajo.

- ¿Y qué hacemos con Tita?

- ¡Déjala! es gala, sus instintos le dirán cómo salir de aquí, y sinó echará la casa abajo. ¡Vamos!

Todos iban camino a Hogwarts, por el pasadizo estrecho por el que habían entrado. Estaba muy oscuro y Sirius aprovechó para acercarse a Zanky.

- Oye... no sé qué te parezca la idea pero... cuando todo esto pase... ¿te gustaría venir a mi casa para estar juntos?

- ¡¡Serás pervertido!! o sea, que a mí no me gustan los maduros, puaj, ¡¡ni te me acerques!! goloso, ¡¡¡más que goloso!!! - Jermayoni le pegó una bofetada.

- Sniiif, lo siento, quería preguntarle a Zanky...

- A mí tampoco me van los maduritos... - Zanky no sabía ni qué figura oscura era quien.

- No, no, me refiero a irnos a vivir juntos, como padrino y ahijado... vamos, si quieres... prrrfff

- ¿Tienes MagiMix?

- Si, tengo.

- Entonces vale.

4 comentarios.

  1. sofidepotter dice:

    ¡No! ¡Pobre Ron! ¡Como lo maltratan pobre!
    ¡Y Tita! xD Ni me quiero imaginar lo que le hará a Jermayoni cuando se libre.
    Que interesado que es Zanky ¬¬ Si no fuera por las Magdalenas dejaba morir a Peter xD

  2. Kia dice:

    Jajajajajaja

    No puedo parar de reir!! me encanta!!

    Y lo de Tita no quiero ni pensar en lo que le espera a la pobre de Jermayoni!

    Sigan, sigan!!

  3. Jajaja me reí un montón!( de hecho me estoy riendo en alto y aqui piensan que estoy loca xDD) Están genial los capítulos!!

    Me gustó sobretodo dos cosas que dijo Sirius, en lo de que se había escondido detrás de una farola jajaja y de que había adelgazado y por culpa de las galletas de Tita volvió a engordar xDD. Bueno hay muchas más cosas que me gustaron pero si las pongo no acabaría el comentario :)

    Espero seguir leyendo las aventuras de Zanky Potter ^^ Seguid asi!

  4. xD Está genial! nunca me había reido tanto con algo de Harry Potter, me encanta que pongáis a Jermayouni taaan pija, aunque es uno de mis personajes favoritos me río muchísimo, y también pobre Siriíto, llorando todo el rato, muy bueno eso de esconderse detrás de una farola xDxD

    Por favor, quiero leer más, seguid así.

    Jajaj, un saludo!!!

- Copyright © Zanky Potter - Date A Live - Soporte por Blogger - Diseño por Johanes Djogan - Modificado por Zancaturno -