Lo + leído

02 agosto 2008



Capítulo 13: Hufflepuff contra Ravenclaw

Ron dejó de hablar a Jermayoni, su tejoncito no apareció en varios días y estaba muy disgustado, temía que le hubiera pasado algo y culpaba a Croasan de ello. Zanky cada vez estaba más seguro de que fue el gato de Jermayoni el causante de la desaparición del tejoncito, intentó hacérselo ver a Jermayoni.

- Pero Jermayoni, no hay ni rastro del tejoncito y...

- Zanky... Zanky no me provoques que la tenemos. El tejoncito cada día aparece en un sitio, es cuestión de tiempo de que aparezca dentro de una sandía o un calcetín, que se hubiera preocupado Ron de él, mi adorable gatito no ha tenido nada que ver... y ahora, si me disculpas... me voy a mi cita con el masajista, y me llevo a Croasanito, minino, fsfsfsfsfs - El gato apareció corriendo desde el dormitorio de los chicos y se subió en brazos de Jermayoni.

- ¡¡Mira!! - Ron salía con arañazos en la cara - ¡¡esto me lo acaba de hacer tu gato!!

Jermayoni agarró una grapadora de una mesa y se la lanzó a Ron.

- ¡¡Y ESO TE LO HE HECHO YO!! ¿¿QUIERES MÁS?? - Jermayoni salió furiosa de la sala común.

- Tranquilo Ron - Zanky se acercó a su amigo, que estaba llorando - no llores, venga, vamos a la enfermería a que te pongan unos puntos en la herida de la cabeza y después del entrenamiento de Quidditch te dejo montar en mi Saeta ¿vale?

- No estoy llorando - Ron se secó las lágrimas con las mangas - es que me ha entrado arenilla en los ojos...

Después de curar a Ron fueron al campo de Quidditch, Wood le esperaba para el entrenamiento, se cambiaron y sacaron las escobas para entrenar. La Saeta realmente era rápida, consiguió pasarse la pelota a sí mismo a distancias largas y la snitch no se le resistía.

- Bien chicos, esto es genial, la Saeta es una estrella, una diosa, una inspiración... ¿me dejas besarla Zanky? - Wood estaba realmente emocionado.

- Emmm... ¿si?

Wood acercó la cara a la escoba, con los ojos cerrados, pero no besó nada duro, al contrario, era blando, con pelo y muchas arrugas.

- ¡Profesor Dumbledore! perdone, no... no le había visto - Wood estaba rojo.

- Tranquilo joven, es que... pasaba por aquí y me he venido a fijar en la escoba, quería verla de cerca y ya ves... qué cosas - Dumbledore hizo un gesto con la mano un tanto femenino - si quieres te devuelvo el besito y en paz...

- No, no, deje, deje...

- Insisto, insisto...

Dejaron atrás a Dumbledore y a Wood, y Zanky prestó su escoba a Ron para que diera unas vueltas. Después de varias piruetas, varios trompazos y golpes en la cabeza, Zanky creyó que ya era hora de volver, era casi de noche y apenas se veía.

- Venga Ron, baja ya.

- Un ratito máaas.

- Que no Ron, que es de noche y hace frio, vámonos.

- Jo, vaaa, un pelín más, sólo 5 minutitos...

- Ron, o bajas ya o te vas tú solo al castillo de vuelta porque yo me voy ya.

- No, no, no me dejes solo, espérame, ya voy, ya voy, ¿no te has ido no? espérame.

Zanky y Ron salieron del campo de Quidditch con la escoba. Iban de camino al castillo, vieron a lo lejos la cabaña de Tita Hagrid, a través de las ventanas se veía luz y a Tita discutiendo con la bici estática porque no le funcionaba. Zanky se fijó en un arbusto cercano que se había movido. Vio unos ojos grandes y llorosos, y muy rojos, incluso oyó un llanto o lamento... levantó su varita para iluminar la zona y, de un arbusto cercano, salió Fifí como una bala en dirección a Ron.

- ¡¡¡AAAAAAH!!! TITAAAAA - Ron salió corriendo en dirección a la cabaña de Tita, y ésta, al oir a Ron gritar, salió por la puerta corriendo.

- ¿Congui?

- SOCORROOOO.

- Jua zú.

- ¡¡¡FIFI!!! DEJA A RON INMEDIATAMENTE - Tita corrió en dirección a Ron, pero Fifí ya la había alcanzado, estaba encima de Ron llenándole la cara de escupitajos.

[...]

Se fueron pronto a la cama, al día siguiente era el partido contra Ravenclaw. Zanky fue el primero en despertarse, levantó a Ron y se fueron juntos al Gran Comedor a desayunar. Zanky llevaba la escoba y quiso sentarse en su sitio de siempre, donde los esperaba Jana con un tazón de cereales integrales, pero Wood le obligó a sentarse en otro sitio.

- Aquí Zanky, en esta mesa que está tan cerca de la entrada, pon la escoba encima, en alto, que se vea bien, voy a por un foco para que se note la calidad...

Los alumnos que entraban a desayunar al Gran Comedor veían la escoba y no podían evitar mostrar su asombro y pedir permiso para tocarla.

- 5 sickles por 5 segundos de rozar la escoba - Wood dejó un bote sobre la mesa para las propinas - y no os agolpeis por favor... no, no hay ofertas de paseos en la Saeta, pero danos tiempo...

- Vaya, espero que tenga airbags de serie con paracaidas Potter - George acababa de llegar y se burlaba del espectáculo - sino de poco te servirá...

- Caidas, ervirá, jejeje - Dracon iba tras George, repitiendo palabras sueltas de lo que decía y mirando la Saeta sin apartar la mirada.

- ¡Eh tú! suelta eso - Wood vio como Dracon corría con la escoba, intentando metérsela en el bolsillo de la túnica - 5 sickles, 10 sickles... 20, 30...

Finalmente Charlie consiguió atrapar a Dracon, lo llevó arrastrando hasta la mesa y le hizo a Dracon dejar la escoba donde estaba y pagar lo que debía por tocarla.

Al acabar el desayuno el equipo de Hufflepuff y el de Ravenclaw salió hacia los vestuarios del campo de Quidditch. Tras las últimas indicaciones de Wood y después de cambiarse y preparar sus escobas, los siete miembros salieron al campo, cuyas gradas estaban llenas a rebosar, hasta Tita estaba en el palcro de profesores, junto a Lee Jordan, el alumno que se encargaba de comentar los partidos.

- ¿Preparados? vamos a jugar limpio, espero que esté claro, a la de tres comenzamos - la profesora Hoock se agachó para abrir la caja de las pelotas - 1... 2... y ¡¡CEBOLLA!! jajajaja, no, no, ya en serio... volved aquí... venga, ¡YA!

Zanky salió volando y marcó dos tantos para Hufflepuff en cinco minutos, también consiguió derribar a un jugador de Ravenclaw con un Pelotazo. El partido era fácil, pero aún quedaba ver la snitch. Zanky la vio y fue directo a ella, pero Cho Chang era la buscadora del equipo contrario, ahora llevaba el pelo corto, parecía que se lo había cortado hace poco... quizás debido al nudo que le hizo Tita.

- ¿Tienes un coletero?

Zanky esquivó a Cho, pero perdió la pista de la snitch. Así ocurrió en dos ocasiones más. Cho se interponía a la hora de atrapar la snitch, entre coleteros y labios babosos.

- TÚ, SO LOBA, DEJA A MI ZANKY TRANQUILO O SACO MI PLATO A PASEAR, VENGA ZANKY, MARCA MUCHOS GOLES, QUE TÚ SI QUE SABES, DALE UNA PALIZA A ESAS ÁGUILAS APESTOSAAAAS, ¿Pero qué hace? MacGonagall por favor, que no he acabado, pero.. ooooye, será posibile... FASCISTAAAAS - Zanky vio como MacGonagall le quitaba el micrófono a Tita y se lo devolvía a Lee Jordan.

Zanky no iba a consentir que por culpa de Cho no ganaran el partido, se preparó para el ataque. Vio la snitch y voló hasta ella, pero de nuevo apareció Cho.

- ¿Tienes un coletero Zanky? es que hace mucha calor...

Zanky sacó de su bolsillo el coletero que ella misma le había regalado por Navidad, y lo lanzó al aire. Cho voló tras el coletero hacia el suelo, tiempo que aprovechó Zanky para ir tras la snitch, pero tuvo mala suerte, la snitch también bajaba hacia el suelo. Persiguió la snitch unos metros por encima de Cho y giró antes de estrellarse contra el suelo, aunque Cho no fue consciente de ello hasta que atrapó su coletero después de haber tragado la arena del campo. Zanky siguio el destello de la snitch, pero dos capas oscuras estaban a pocos metros de él, sobre el campo. Zanky apenas pensó, sacó su varita y gritó "Expecto Patronum". Un vapor blanquecino salió de la varita y Zanky continuó tras la snitch hasta finalmente atraparla.

Cuando Zanky aterrizó con la snitch en la mano todos le abrazaron. Wood abrazó la Saeta de Fuego y felicitó a Zanky. En cuestión de segundos Zanky se vio rodeado de un centenar de admiradores que querían tocarlo, abrazarlo, e incluso besarlo.

- CHEEEEEEE ¡¡A DIEZ METROS!! ¡¡A DIEEEEEEEEZ METROS!! - Tita se abría paso entre la multitud, pero apenas se la oía - Trae pa' ca' ese micro: CHEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE - Todos se giraron hacia ella - A DIEZ METROS O COMIENZA LA MATANZA DE CABELLERAS - Nadie se movió de donde estaba, pero Tita sacó el plato y lo elevó para que todos lo vieran - ¡¡INSOFACTO!! - Todos salieron corriendo despavoridos a diez metros de Zanky, menos una niña de primer curso que se había caído mientras todos corrían, Tita se le acercó plato en mano.

- Ai no Dios mio por favor, mami, maaaamiiiii, buaaaaa - la niña comenzó a llorar abrazándose el pelo con las manos - se lo suplico, por favor, no me deje pelona, le juro que no volveré a soñar con él.

- Mira, mira.... te libras porque no eres Ravenclaw, anda, ve corre, a tí 13 metros, tenlos en cuenta. - Tita hizo gestos de vigilancia a la niña.

- Buen partido Zanky - Lupino se acercó a Zanky, bajo la atenta mirada de Tita, para felicitarlo.

- ¿Ha visto? los dementores no me afectaron, ¡¡no me afectaron!!

- Eso no eran dementores, si lo hubieran sido no hubieras aguantado tres segundos con ese ridículo patronus que has hecho... seguramente habrá sido algún graciosillo...

- YA DECÍA YO QUE... digo... - Tita apagó el micro - que ya decía yo que mi Congui no vestía así. Bien, a ver quién ha sido el graciosillo que ha imitado a mi Congui...

De lejos vieron a Dracon y a George corriendo con capas negras en las manos.

- ¡Eh! Vosotros... dito micro... EH VOSOTROS, UN PASO MÁS Y DESPEDIOS DEL CHAMPÚ.

Tita salió corriendo hacia George y Dracon, Fifí les tendió una emboscada y consiguió detenerlos. Estaban lejos para oir lo que decían pero vieron como Tita destrozaba con los dientes las capas y les daba dos capones a cada uno.

Estuvieron hasta tarde en la sala común celebrando la victoria. Wood no se separaba de la Saeta de Fuego, incluso le puso una peluca rosa y empezó a besarla en un rincón de la sala. Zanky no paraba de beber coca cola con cafeina para aguantar los botes que el resto de sus compañeros le hacían por los aires. Ron estaba bailando la Macarena con Jana, y Jermayoni estaba en un rincón, con cara de malas pulgas.

- Jerma xiquilla, ven a selebrá, que ya no tomo anisete, que me tengo que cuidá pa OT, que mañana si que m'acordaré de lo que emo exo xiquilla.

- Que me dejes.

- Jermayoni - Zanky se le acercó con una lata de coca cola - ¿has visto el partido? hemos ganado.

- Mira nene, primero te duchas, que haces tufo a sudor que no veas, y segundo, a mí las coca colas ligth.

Ron se giró hacia donde estaban Jermayoni y Zanky y dijo con voz de pena:

- Fíjate Jana, a mi tejoncito le hubiera encantado esta fiesta, con lo bien que se lo pasaba atragantándose con los lacasitos...

Jermayoni salió llorando hacia su dormitorio.

- ¿Que tú tiene un tejonsito? xiquillo no lo sabía... claro, como a la Jana no le contái ná pue...

A las dos de la madrugada la fiesta acabó, cada uno se fue a su cama a dormir. A Zanky le costó conciliar el sueño debido al esceso de cafeina y por un mosquito pesado que volaba a su alrededor.

- Iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

- Dito mosquito.

- Iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

- ¡¡Pícame ya!! pero por favor, ¡¡cállate!!

- Iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

- Será ...

- Iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.
Plaff.

Cuando por fin se durmió soñó con cosas extrañas, de pronto se vio a sí mismo jugando con Tita a dejar pelón al árbol que se le ocurriera tirar una hoja en el suelo recién barrido. Estaba intentando evitar que Tita podara el Amazonas cuando oyó un grito que le despertó.

- ¿Qué pasa? - Zanky, medio adormilado, oyó cerrarse la puerta del dormitorio y vio a Ron, pálido, acurrucado debajo de la almohada.

- ¿Sigue ahí?

- ¿Quién Ron? Quítate la almohada de la cabeza.

- El hombre ese de las melenas...

- ¿Qué melenas? aquí sólo estamos Ernie y yo.

- Si, el del cuchillo que ha intentado matarme...

- Habrá sido un sueño Ron.

- ¡Que no! ha cortado las cortinas de la cama, míralas - Ron por fin se quitó la almohada de la cabeza. - ¿ves? están rasgadas.

- Ron, anda, ve a cambiarte que te has hecho pis en los pantalones...

Todos en la sala común habían salido de sus dormitorios, el grito de Ron había despertado a todos los Hufflepuffs, que se asomaron a ver qué ocurría. Charlie se acercó al dormitorio, escandalizado y en ropa interior, llevaba una copa que parecía que había capturado hacía poco.

- ¿Se puede saber qué pasa?

- Ron, que dice que han intentado matarle...

- ¡¡Es verdad!! era el hombre de los periódicos: Sirius Black, con un cuchillo de carnicero, ¡¡me quería degollar!! - Ron salió del dormitorio para contarlo, enseguida todos los alumnos comenzaron a preocuparse y armar jaleo de nuevo.

El profesor Turno se asomó por la puerta de su dormitorio, con gorrito de pijama amarillo, escandalizado con el ruido a esas horas de la noche.

- Oye, que mañana algunos madrugamos, un poquito de por favor ¿no? Vale que celebréis la victoria del Quidditch pero contra, que ya son las cinco de la madrugada ¡por Merlín!, y tú Charlie... mira, no me obligues a mandarte al despacho del Director, pero deberías dar ejemplo.

- No señor Turno, es que Ron ha tenido una pesadilla y...

- ¡Oh! que el nene ha tenido una pesadilla, ¡¡vamos todos a tranquilizarlo!! - El profesor Turno estaba realmente de mal genio - ¡Todos a la cama! AHORA.

- No era un sueño ¡¡SIRIUS BLACK ESTABA EN EL DORMITORIO!! - Ron estaba a punto de llorar porque nadie le creía - joo....

- ¿Cómo que Sirius estaba aquí? - Turno comenzó a bajar las escaleras de su dormitorio - pero eso es... imposible.

- Eso decía yo... - Charlie alejó la copa para que Ron no la tocara - ale, vete a dormir.

- QUE NOOOOOOO, QUE ESTABA AQUÍIIIIII, ¡¡¡¡¡iros todos a la porra!!!!! - Ron cerró la puerta y se metió en su dormitorio, enfadado.

- Hay una forma de saberlo... - Turno dio media vuelta en dirección a la entrada de la sala común, abrió el retrato y todos pudieron ver a Tita en el pasillo, con un vaso de leche, depie, asustada porque no se esperaba que nadie abriera la sala común a esas horas - Hola Tita. Señor Don Juan, dígame, ¿ha dejado entrar a alguien hace poco?

- Así es. - el retrato de Don Juan estaba molesto porque no le dejaran dormir.

- ¿A quien?

- ¿Qué pasa? - Tita se quedó de pie, con el vaso de leche en la mano y con cara medio dormida.

- Al mismo hombre que desgarró mi retrato la otra vez, pero en esta ocasión poseía una lista con todas las contraseñas de la semana, así que le dejé pasar, acaba de salir hace unos momentos.

Se oyó el crash del vaso roto de leche que llevaba Tita. Tita había salido corriendo por el pasillo.

- ¡¡¡¡FIFÍ!!!! ¡¡¡¡CÓDIGO LILA!!!! ¡¡¡CÓDIGO LILA!!! ¡¡¡ESTÁ EN EL CASTILLO!!! ¡¡¡EL BAC ESTÁ EN EL CASTILLO!!! ¡¡¡¡VEN AQUÍ GRANUJA QUE MI PLATO TE ESPERA!!!!

Todos gritaron en la Sala Común, Charlie salió corriendo hacia su dormitorio para salvar cuantas más copas mejor. Jana y Jermayoni estaban dando vueltas como histéricas, con sus mascarillas de noche y sus rulos. Wood no dejaba de preguntar si la Saeta de Fuego seguía entera, y la Susan volvía a sacar sus contratos de seguridad de la mafia, de nuevo se estaba forrando.

- ¿Qué? de mí no os fiais y del pervertido del retrato ¿si? si es que sois unos... unos... unos especiales de tomo y lomo... - Ron había salido del dormitorio, presumiendo de que había visto a Black antes que nadie. - Por cierto, ¿cuántos galeones daban por información acerca de Black?

- Silencio chicos, silen.... ¡¡QUE OS CALLEIS LECHES!! - Turno alzó la voz y consiguió tranquilizar la sala común. - A todos los alumnos se les dio una lista de las contraseñas semanales que, bajo ningún concepto, debía salir de la sala común, por seguridad. ¿Quién de vosotros ha sido el despistado, olvidadizo, inmaduro e irresponsable que ha sacado la lista de la sala común?

Todos comenzaron a girarse en una dirección, todos miraban a Ernie, que acababa de despertarse por el ruido.

- ¿Qué pasa?

2 comentarios.

  1. sofidepotter dice:

    ¡Nooo! ¡Que asco ese beso de Wood y Dumbledore! No quiero ni imaginarlo :S ¡Y Tita hablando por el micrófono! xD
    ¡Y cuando todos miraron a Ernie! Jajaja ¡Que bueno estuvo!

  2. Minerva dice:

    Mira que en el original los sueños de Harry eran raros de narices... pero vosotros los estáis superando! Y deberíais haber puesto a Ernie en la encuesta de malos malosos, seguro que tras ese aire olvidadizo y despistao se esconde uno de los mayores cerebros del mal.

- Copyright © Zanky Potter - Date A Live - Soporte por Blogger - Diseño por Johanes Djogan - Modificado por Zancaturno -