Lo + leído

23 mayo 2008


Capítulo 4: El Caldero Chorreante

Zanky despertó de pronto, Tita entró en su dormitorio abriendo la puerta sin cuidado, pisando fuerte y abriendo la ventana y las cortinas para que entrara el sol.

- Venga, pedazo de marmota, que ya son las 4 de la tarde, que Fifí está que se torra en el tejado.

- ¡Cinco minutos más!

- Que no, no he pegado ojo en toda la noche, estoy hiperactiva a base de cafeína y ya he hecho una docena de lacitos lilas a punto de cruz en toda la noche. Venga para arriba, que vamos al Callejón Diagonal, que este vez sí me acuerdo de la combinación de los ladrillos - Tita se detuvo frente al baúl de Zanky - Ui, ¿y esto? - Tita abrió la bolsa donde habían 3 galletas - ¿No te has comido las galletas que te mandaba? ¿No te gustan? - Tita parecía a punto de llorar, pero Zanky no entendía por qué, no parecía que tuviera ninguna herida sangrando - No me quieres, no me quieres....

- Eran para el viaje pero como me secues...

- AI QUE ZANKY NO ME QUIEREEEEEEEEE, cómete las galletas ahora mismo.

Zanky tuvo que hacer esfuerzos para comerse las tres galletas, no tenía hambre.

- Ya, ¿contenta?

- Si - dijo con una sonrisa pícara - y ahora - Tita sacó una caja enorme de su bandolera - aquí tienes otras para el desayuno, y date prisa que en diez minutos te espero abajo para comer, que no quede ni una galleta ahí. Te espero abajo.

Después de comer a más no poder acompañó a Tita hasta la entrada de ladrillos del Callejón Diagonal. Tita abrió la bandolera y sacó su rodillo de cocina, comenzó feliz a golpear los ladrillos, pero nada sucedió.

- Emmm... Tita...

- Deja, deja... - Tita sacó un mazo de su bandolera y comenzó a aporrear la pared hasta que se hizo un pequeño hueco. - ¡¡Aiba!! Usted perdone, usted perdone, oi que despisteeee, continúe duchándose caballero, no he visto nada, no he visto nada, ahora le pongo de nuevo los ladrillos en su sitio.... - Tita sacó de su bandolera un bote de pegamento mágico y rehizo el muro - Oi que corte, pobre hombre... me he confundido de muro. - Tita sacó de nuevo el mazo e hizo un hueco en el muro por el que entraron al Callejón Diagonal.

Estaba todo repleto, Tita hizo una señal y Fifí aparecido de pronto, escoltando a Zanky a tres metros por delante, con gafas de sol y un pinganillo en la oreja derecha, al igual que Tita.

- Fifí, sospechoso a las 3, a dos metros de ti, líbrate de él.

Zanky vio a Fifí darle una coz a un hombre con peluquín, el hombre calló al suelo, indefenso.

- ¡¡¡AI DIOS MIO!!! ¡¡¡¡ROGELIAAAAAA!!!! Fifí, sustitúyeme - Tita salió corriendo a saludar a su peluquera mientras Fifí se ponía a dos patas, con una peluca pelirroja, cogiendo la mano de Zanky.

Zanky se sentía un poco ridículo andando con Fifí de la mano mientras Tita saludaba al hijo de Rogelia en un eterno abrazo. Fifí mantenía a Zanky lejos de la gente, dando coces a los que venían por detrás y escupiendo a los que venían por delante, amenazando a otros con un plato de papel. Finalmente Tita se despidió de Rogelia y volvió a su posición normal.

- Vamos a la librería, vamos, vamos, vamos - Tita daba saltitos, como una niña pequeña - Ui, y esa chica... ¿no tendrá calor?

Zanky vio a una chica extranjera, tapada completamente hasta el cuello, sólo se le veía la cara. Llevaba un velo verde en la cabeza, un vestido con falda como de la edad media hasta el suelo y guantes blancos en las manos, un hombre se acercó para pedirle la hora.

- Pervertidou, usted lo que quiere es verme la muñecau, acosadoooor, policíaaaaaa, socorrouuu.

El hombre salió huyendo, asustado por la joven, mientras Zanky y Tita entraban en la librería, dejando a Fifí en la puerta vigilando.

Dentro de la librería el dependiente estaba pisando un libro, Tita se molestó y le echó la bronca.

- ¿Qué hace? deje al pobre libro, pobrecito madre - Tita se agachó para recogerlo.

- Me ha mordido una pierna, estos libros son un peligro, ¿quién en su sano juicio los habrá encargado en Hogwarts?

Zanky se dio cuenta de que era el mismo libro que tenía en su dormitorio, atado con un lacito lila.

- Es que no los sabéis tratar, míralo, si me está ronroneando. Sii, buen libro, si, ea, ea, a dormir... - Tita sacó los lazos lilas de su bandolera y se lo ató al libro - ¿Ve que mono está ahora? además así no muerden, ande, tenga y póngaselos al resto, alma de cántaro.

Estuvieron un buen rato buscando los libros de Hogwarts para Zanky, cada año eran más gordos y más caros.

[...]

Los días iban pasando. Tita hacía guardia con Fifí todas las noches, llevaba varias semanas sin dormir. Zanky iba engordando cada semana a base de galletas y empanadas. Pasaban el tiempo en el Callejón Diagonal, viendo tiendas, escaparates, tomando helados. Fueron un día a sacar dinero a Gringotts y se encontraron con Ernie perdido en los pasillos oscuros del banco, según él se había equivocado de camino al ir a la oficina de objetos perdidos. Otro día vieron una pandilla de chicos de Hogwarts, todos de negro, dirigidos por la Susan y el Corleone. Todas las heladerías les regalaba un helado y una bolsa de gominolas cada vez que pasaban por allí.

Zanky esperaba ver a los Weasley algún día por el Callejón, hasta que un día vio a la señora Weasley tomando medidas de una túnica de gala de lujo.

- ¡¡¡Zanky!!! ¡¡Cuánto tiempo!! me alegro de que estés bien, gracias a Tita que sigues vivo... digo... hay que ver lo que te está engordando Tita, ¿eh? mira, Ron ya sale de la tienda.

Pero antes de que Ron se diera cuenta de que Zanky estaba allí recibió un empujón muy violento que echó por los suelos sus dos bolsas de caramelos.

- SANKYYYYYY, AI MI SANKY QUÉ GUAPO QUE SE HA HEXO; ven, corre, que te voy a presentá a mis padre, que quieren conoserte xiquillo - placa placa - pero qué sapato má mono hay en esta tienda, papito, muchita, vení corre. - Jana se alejó después de recibir el aviso de Tita.

- Esta niña no aprende, a ver si se entera de que no tiene ninguna posibilidad contigo... lo que faltaba, aquí llega la otra... Hola Jerma, ¿qué tal cariño?

- Zankyyyy, ¿qué tal? o sea, qué casualidad, he venido a pasar unos días al Caldero de los Chorros... o algo así, mis padres se han quedado en Canarias unos días más, ¿has visto lo morenita que estoy? divina de la muerte, ¡Ay! mis extensiones. - Tita había tirado del pelo de Jerma a propósito.

- He dicho: ¿Qué tal Jerma? y no me has respondido.

- Bien Tita, bien, ya veo que te has fijado en mi cambio de loock, ¿has visto las extensiones?¿y mi nuevo tinte? divinos de la muerte ¿verdad?

- Ya lo creo... esto da muchas posibilidades...

- ¡Ron! - Gritó la señora weasley a su hijo cuando ya había conseguido recuperar todos sus caramelos - si ha caído al suelo es caca y no se come, tíralos inmediatamente.

- Pero me los acabo de comprar...

- Ni pero ni nada, a la basura, cochino, la próxima vez tendrás más cuidado con los ahorros de todo el verano.

- Jooooo - Ron empezó a llorar.

- Toma Ron - Tita le dio unas galletas de chocolate a Ron - para ti.

- No me gustan las galletas de chocolate.

Tita inchó la cara y se le puso roja mientras se guardaba las galletas y miraba con muy mal genio a Ron murmurando algo.

- Ron, toma, tu rata, ve al veterinario anda, te espero en el Caldero Chorreante. - La Señora Weasley le dio el tejoncito a Ron, su mascota, que tenía un aspecto horrible.

- No es una rata, es un tejón enano sin nombre, ¿qué haces?

- Nada, quitarte lo que te ha pintado tu hermano en la frente - Molly sacó un pañuelo y lo mojó un poco en saliva para borrar de la frente de Ron "Roba-Copas" - este Charlie... qué mal perder tiene.

Tita dejó ir a Zanky con Ron y Jermayoni, pero con la vigilancia de Fifí, disfrazada de incógnito, para que nadie la reconociera con aquel disfraz de mesa.

Al entrar a la tienda de animales Ron dejó al tejoncito en el mostrador.

- Quiero que me lo arregle.

- Mmm... ¿qué edad tiene este tejón? - preguntó el dependiente mientras observaba al bicho.

- Doce años.

- ¿Y no ha crecido más? qué raro... está algo decaído, toma, dale este tónico, creado a base de cafeína y estimulantes, verás como corretea, como ese mono - dijo señalando a un mono que había en una jaula vacía.

- ¿Qué mono?

- ¿Veis? va tan rápido que ni se le ve... esto... dos galeones.

Mientras Ron sacaba el dinero Zanky vió entrar una mesa por la puerta y enseguida un grito de Ron. Un gato blanco, con mucho pelo y cara redonda sin nariz había saltado encima del tejoncito.

- ¡¡Deja a mi tejón!! - El gato se lanzó ahora a Ron y comenzó a arañarlo, de pronto todos los animales de la tienda se giraron hacia Ron, queriendo salir de sus jaulas para atacarle. Ron salió corriendo de la tienda, asustado por el gato, Zanky agarró al tejoncito y salió tras él, pero Jermayoni se quedó en la tienda, acariciando al gato.

- Yo no vuelvo a entrar ahí... ¿qué hace esa mesa en medio de la calle? - Ron se acercó, en cuanto estuvo lo suficientemente cerca Fifí asomó su cabeza y comenzó a escupir a Ron, hasta que Tita llegó y se puso a discutir con Fifí.

- Muy mal Fifí, has dejado tu misión para escupir a Ron, muy mal me parece, no te pienso dar lo que te prometí.... ah, no no no, tú no has cumplido tu parte, pues ahora soy yo la que no quiere comprarte a tu macho, ¡¡ah!! se siente, y no hay más que discutir Fifí.... ¡Sssssh! a mí no me levantes la voz Fifí que la tenemos ¿eh? que la tenemos...

- ¡¡¡¡Aparta esa bestia del diablo de mí!!!! - Ron se puso detrás de Zanky al ver que Jermayoni salía con aquel gato blanco que había atacado al tejoncito.

- Genial, ahora la pija se compra un gato pijo, lo que me faltaba...

- Se llama Croasán, es un gato de raza pura, muy fino, además mirad qué collar le he comprado, es de diamantes auténticos, y venía con este kit de 30 cepillos y 10 limauñas para gatos.

Al llegar al Caldero Chorreante ya estaban preparando la mesa para cenar. Ron se sentó mientras Zanky saludaba a Charlie, el señor Weasley y a Fred, George le dio la espalda.

- ¿Qué pasa Ron? ¿que le has cogido vicio a las copas? como ahora tienes dos... - dijo Charlie señalando las dos copas de agua que había frente a Ron por accidente. - ¿Por qué no te sientas al lado de la vitrina de copas? alomejor puedes robar una sin que nadie se entere Ron...

- Charlie no comencemos por favor, que ayer te dimos rienda suelta y estuviste cuatro horas haciendo bromitas con las copas, que estoy ya de copas.... a ver cuándo acaba el verano y os vais a Hogwarts, así me dejais tranquila haciendo mi pirater.... mis diseños propios de ropa...

Cenaron copiosamente, Jermayoni se conformó con una ensalada, que pinchaba con su propio tenedor porque decía que los del restaurante no brillaban lo suficiente. Ron comió dos veces su propio peso, Zanky apenas tenía hambre, pero Tita le sirvió tres platos distintos y por no hacerle el feo se los comió. Fifí vigilaba desde las alturas, sujeta a la lámpara del restaurante. En un momento vio a Tita Hagrid con la cabeza apoyada en el plato de pollo, finalmente había sucumbido al sueño, cuando el señor Weasley fue a despertarla al acabar la cena casi se queda sin cuello.

- ¡¡ZANKY AL SUELO!! FIFÍ, ES UNA TRAMPA, ATACAAAA - Fifí saltó de la lámpara sobre Ron y comenzó a escupirle y darle coces - Ay, qué susto, nada, falsa alarma. Arthur, tranquilo, tómate algo, que te has quedado muy pálido.

Zanky subió a su dormitorio, Tita dijo que volvía enseguida, tenía que convencer a Fifí para que volviera a pasar la noche en el tejado y le llevaría su tiempo razonar con ella, de hecho la oía por la ventana. En la habitación de arriba estaba Jermayoni, en la suit presidencial. En la de al lado estaba Ron compartiendo habitación con Charlie, parecía que estaban discutiendo.

- ¡¡Dame la copa!!

- Que no la tengo yo, enano. O que pasa, ¿que quieres otra?

- No se vale, la tenía aquí y ahora no está, que me la des o me chivo a la mamá.

Zanky entró en la habitación y vió a Ron rodeado de sus peluches y a Charlie poniéndose la camisa del pijama después de hacer sus trescientas abdominales.

- ¿Qué pasa?

- Nada, el niño este, que para una copa que encuentra de forma injusta va y la pierde.

- No la he perdido, dámela.

- ¿Por qué no vas abajo Ron? quizás esté con el resto del equipaje. - dijo Zanky.

- Es que... me da miedo.

- Vale, ya bajo yo - Zanky cerró la puerta y se dirigió hacia las escaleras, donde se cruzó con Charlie. - Hola Charl... ¿ly? - Charlie se metió en el dormitorio de los gemelos, pero era imposible, acababa de verlo junto a Ron.

Se acercó al dormitorio de los gemelos pero se detuvo al oír un ruido abajo, volvió hacia las escaleras.

- Chhhst que ya baja.

- Vale, vale, estoy lista.

Las dos voces eran del señor y la señora Weasley, hablaban muy bajito, Zanky se escondió para que no le vieran.

- Esto.... No Arthur, no no no, Zanky es maravilloso, un encanto de niño, único, entretenido, educado, Zanky es lo mejor que hay sobre la faz de la tierra, es el niño de los niños, es... - Zanky vio como Arthur le hizo una señal a Molly para que parara - vale, vale... que no Arthur, he dicho que no y es que no.

- Pero Molly - Arthur gritaba exageradamente - baja la voz que nos van a oir. Zanky tiene que saberlo, es por su propia seguridad, no podemos impedirle saber la verdad.

- Ains Arthur, si es que cuando te pones así no hay mujer que se te resista, venga, va, cuéntaselo, porque Zanky se merece lo mejor, es un encanto de niño, único, un tesoro, una joya, es.... vamos, no hay palabras para definirle, y lo que lo quiero yo madre... venga, si, cuéntale que ... - Molly alzó la voz - que Sirius Black se ha escapado de Azkaban para matarle por derrotar al-que-da-yuyu-nombrarlo.

- Muy bien Molly, ya se lo hemos dicho, ale, a dormir - Arthur hablaba de nuevo en voz bajita y se fue con su esposa a su dormitorio.

Zanky estuvo pensando... un asesino quiere matarle, suerte que consiguió escapar de sus secuaces del autobús. Ahora entendía por qué Tita tenía tanta vigilancia... se dirigió a su dormitorio sin la copa de Ron. Mientras intentaba dormir escuchó durante horas a Tita en el tejado con Fifí y en la habitación de al lado a Ron preocupado por Zanky.

- Charlito, que Zanky no viene, ¿le habrá pasado algo?

- Que me dejes dormir Ron.

- Pero es que no viene, sabía que habia un monstruo.... seguro que se lo ha comido, ve a rescatarle Charlito.

- No me toques con esas manos que aún huelen a copa, y no me vuelvas a llamar así.

- Charlie.

- ¿Qué?

- ¿Qué hacemos si Zanky no vuelve?

5 comentarios.

  1. xD Que buen capítulo por Dios!!! Lo mejor fue sin dudas el supuesto mono de la jaula ¡Que rápido debe ser para no verse! Jajaja
    Pobre Ronnie :S le pasó de todo en este cap, como en todos los otros xD

    Sigaaaaan!

  2. Minerva dice:

    Por fiiin, otro capi de Zanky y seguís en vuestra línea, haciéndome reir como si estuviera loca... Por cierto, en verano seguireis?

  3. Anónimo dice:

    Por supuesto minerva, escribiremos mas puesto que el señor Zanca habra acabado los dichosos examenes.

  4. diamond Lion dice:

    Wii otro capi me tarde en leerlo pero bueno esta genial!! sigan así que me encanta

  5. Bettynet dice:

    Bueno, bueno, vaya tela!! Qué disimulados los señores Weasley para decirle a Zanky lo de Sirius... y lo de Charlie?? Ahí si me he quedado pillada, cómo podía estar en 2 sitios a la vez? Ron no tiene remedio el pobre, y qué risa cuando tita aparta a Jana de Zanky :D

- Copyright © Zanky Potter - Date A Live - Soporte por Blogger - Diseño por Johanes Djogan - Modificado por Zancaturno -