Lo + leído

22 enero 2008


Capítulo 5: El Melocotonero Boxeador

Era la última noche que Zanky iba a pasar en la Tejonera. La señora Weasley había preparado un banquete con sólo un diente de ajo, dos patatas y medio pollo, la MagiMix tenía la capacidad de hacer aumentar el volumen de comida. Los gemelos Weasley estaban en su habitación, casi siempre hablando en voz baja. Charlie se pasaba el día enviando loros a alguien, y recibiendo cartas que guardaba bajo llave, nadie sabía con quién se escribía, pero Charlie parecía feliz. Ron y Zanky se pasaban el día jugando en el jardín. El señor Weasley siempre llegaba tarde a casa, llegaba cansado de trabajar, según él controlar que nadie encantara artilugios muggles era un trabajo muy laborioso. La señora Weasley se entretenía imitando trajes que había visto en el Callejón Diagonal, los imitaba a la perfección y no hacía caso a las advertencias de sus hijos, que la acusaban de piratería.

Esa noche Zanky no podía dormir, veía al Coco asomar la cabeza desde el ático, pero no se atrevía a bajar, cuando por fin consiguió dormirse eran las cinco de la mañana. Al día siguiente la señora Weasley estaba corriendo por toda la casa, despertando a sus hijos y preparando los baules, buscando plumas, tinteros, libros y prendas de vestir de última hora.

- ¡Que no llegamos, que no llegamos! ¡¡RON!! abre los ojos, ¡YA! - La señora Weasley estaba muy nerviosa, pero no se dio cuenta de que Ron tenía los ojos abiertos, pero parpadeaba tanto que no lo parecía, estaba muy nervioso, tanto que no vio que aquello no era una puerta, sino una ventana y calló de cabeza, suerte que la señora Weasley conocía a su hijo y justo bajo la ventana había un montón de paja.

- ¡LLEVAD LOS BAULES A LA MOTOCARRO! ¿Me estáis oyendo? CHARLIE, deja ya de hacer tus ejercicios matutinos que llegamos tarde hijo, noooo ni pensarlo, ¿a correr ahora por el bosque? ni se te ocurra que te quedas en casa. - se giró hacia la habitación de los gemelos - A ver parejita, u os levantais ya de la cama o iréis a Hogwarts con la marca de mi mano en vuestras nucas. Venga, arriba todos, bajad a desayunar... ARTHUUUUUR, PREPARA EL DESAYUNO - La señora Weasley estaba metiendo los pijamas en los baúles correspondientes, y cerrándolos, con un pintalabios ponía el nombre de cada uno en un papel pegado a la madera del baúl.

Salieron a toda prisa hacia la motocarro, todos subidos, con los baúles, los loros... pero la señora Weasley se negó a volar, así que llegaron a King's Cross justo después de que una limusina negra dejara la estación. Todos bajaron, buscaron carritos para los baúles y, desesperados porque el tren estaba a punto de salir, fueron corriendo hacia el andén 7 y medio.

- ¡Que no Ron, que ese es el andén cinco! RON, que te la vas a pegar como todos los años, ROOOON! - Ron no hizo caso, salió corriendo en tres ocasiones hacia los muros de los andenes erróneos y se estampó contra todos ellos, lo que les hizo retrasarse aún más.

Los Weasley cruzaron al Andén 7 y medio sin problemas, a través del muro, pero Ron y Zanky se quedaron atrás, se dispusieron a entrar juntos, fueron corriendo en dirección al muro y "pimba" se estrellaron contra él, ahora el muro era macizo, ¿cómo era posible?

- Mi cara, ai mi cara, me duele mucho - Ron tenía las manos sobre una de sus mejillas.

- ¿A quién se le ocurre cruzar con la cara de lado, a quién mirabas?

- Mi sombra

- Amm, vale - Zanky miraba a Ron extrañado - ¡oh no! el tren ya ha salido, ya son las once, ¿qué hacemos?

- Al Weasley-Movil!

Los dos chicos salieron corriendo con sus carritos hacia la motocarro, subieron y Ron arrancó de golpe haciendo que las ruedas chirriaran. Presionó un botón y la motocarro se hizo invisible y comenzó a volar.

- Mola ¿verdad? lo hizo mi padre, a él le encantan los objetos muggles - Ron parecía feliz, no se daba cuenta de que una bandada de gabiotas se les aproximaba por la izquierda.

- ¡QUÍTAMELAS! QUITAMELAAAAS!

Al cabo de tres horas de vuelo los dos chicos tenían sed y mucha calor, los loros no paraban de cantar la Macarena y el tejoncito de Ron se hacía el muerto. Seguían el Expreso a Hogwarts desde el aire, y, ya anocheciendo, vieron a lo lejos el castillo de Hogwarts.

- ¡Ron! despierta, mira, allí, aterriza cerca del castillo, Ron, despierta, despiertaaaa.

- No quero señora patata, ju, esto... si, voy a ver....

PUMBA

Un golpe fuerte y sordo sonó, algo estaba dando golpes a la motocarro. Al segundo siguiente vieron un montón de duros melocotones que alguien estaba lanzando desde abajo, estaban dañando la motocarro, los cristales estaban rotos, las chapas abolladas y estaban callendo en picado, los melocotones ahora estaban estrellándose contra ellos. Ron tenía un ojo morado y un melocoton en la boca, Zanky consiguió cubrirse con un libro de Historia de la Magia. La motocarro se estrelló en los terrenos de Hogwarts, Zanky y Ron calleron al suelo, con los baules y los loros, y vieron a la motocarro yendo sola hacia el bosque hasta perderse de vista.

- ¿De donde vienen los melocotones? - Zanky se giró y vio un árbol alto que se movía, de sus ramas salían melocotones verdes hacia ellos a toda velocidad.

- Es el melocotonero boxeador, ¡corre Zanky, corre, sálvate tú, yo no siento las piernas, dile a mi madre que la quiero y a mi padre que siempre le he admirado, y Zanky, por favor, venga mi muerte, mata al melocotonerooo - Ron era un poco exagerado para esas cosas, Zanky tuvo que luchar contra los melocotonazos para quitar el baúl de las piernas de Ron, que tenía la varita en la mano partida en dos.

- Anda corre, no siento las piernas, no siento las piernas, ains... sajerao... - Zanky ayudó a Ron a levantarse y los dos salieron corriendo hacia el castillo, dejando al melocotonero boxeador atrás.

Al llegar cerca del castillo se asomaron por una de las ventanas del Gran Comedor, Zanky pudo ver que era el turno de Luna Lovegood, se sentó en el taburete, pero en vez de mirar hacia sus compañeros, se sentó mirando hacia los profesores. La Boina Seleccionadora la situó en Ravenclaw. Cuando Luna ya se había levantado se oyeron unos pasos correr y a la boina saltar intentando huir. Era Jermayoni, que atacaba a base de mordiscos a la Boina Seleccionadora, sacó un bote de lejía de su bolsillo y se lo echó a la boina por encima. La boina iba perdiendo color, pero no se quedó atrás, se lanzó sobre el pelo de Jermayoni mojándolo de lejía, el grito de la chica fue tal que los cristales de las ventanas vibraron. Nadie podía parar aquella pelea, hasta que Tita llegó, agarró de las piernas a Jermayoni y la sacudió en el aire para que la Boina la soltara. Después de unos gritos de parte de Tita que Zanky no llegó a entender, la ceremonia prosiguió.

- ¡Eh! Zanky, ¿dónde está el pedorro de Lucius? no está en la mesa de profesores.

- No sé, ¿te imaginas que se ha caído al lago y el calamar se lo ha comido?

- O que se haya enamorado de una trolla y esté viviendo en Trollilandia.

- ¡No! mejor: que se haya convertido en troll, jajajaja.

- O que esté esperando a dos Hufflepuffs que no han venido en el tren y esté esperando a que comience la copa de las casas para subirse 50 puntos. - el profesor Malfoy se había puesto tras ellos esperando el momento oportuno.

- Jeje, sí, también, ¡oh! p-profesor Malfoy, esto...

- 50 puntos para mí por hacer tan bien mi trabajo, seguidme, feos. - El profesor Malfoy comenzó a caminar hacia la puerta de entrada al castillo.

Zanky y Ron siguieron a Lucius hasta su despacho, que parecía un spa. Se sentaron frente a la mesa y Lucius les ofreció unos caramelos light de fresa.

- Con que llegando a Hogwarts por todo lo alto ¿eh? os lo tenéis muy creido vosotros dos, ¿no? sobre todo tú, señorito Potter, se ve que no te cansas de llamar la atención...

- ¿Nos van a expulsar? - Ron parpadeaba mucho.

- Si fuera por mí os encerraría en un balneario de clausura, me dais grima veros con esos pelos y esas ropas llenas de manchas, y ese ojo, arg, por favor, me están dando arcadas. - el profesor se puso una crema en la nariz. En aquel momento entró el profesor Turno y el director Dumbledore al despacho, tras Dumbledore estaba Charlie con dos platos de comida en las manos.

- Muy bien Charlie campeón, deja los platos en la mesa, acuérdate de flexionar las rodillas, vaya a ser que te hagas daño en la espalda. Bien, ya puedes irte, gracias. - Dumbledore parecía encantado.

- De nada señor director.

Cuando Charlie cerró la puerta el señor Turno comenzó a darles un discurso a Ron y Zanky.

- Pero ¿cómo se os ocurre venir al colegio en motocarro voladora ilegal? decenas de muggles os han visto, habéis puesto en peligro a la comunidad mágica, pero esto no va a quedar así, Weasley, yo me encargaré personalmente de informar a tus padres y Zanky, te libras porque no tienes, no se os expulsará por ahora, pero no os pienso quitar el ojo de encima - Turno hizo un gesto con dos de sus dedos, en señal de vigilancia.

- Zanky, Ron, contadnos qué ha pasado por favor - La voz de Dumbledore era serena

- Pues... estábamos en el andén, pero no nos dejó pasar, se cerró el muro y nos estrellamos contra los ladrillos, de ahí el moratón en la mejilla de Ron. Después el tren se nos había escapado y decidimos venir en motocarro, pero un melocotonero nos derribó, de ahí el ojo morado de Ron y que le falte un diente, entonces nos encontró el profesor Malfoy y aquí estamos - Zanky hablaba mientras Lucius se estaba comiendo su melocotón del postre.

- Esta historia en el mundo muggle os costaría un billete al manicomio. Ya veo, ya veo... bien, informaremos al Ministerio del incidente, ahora por favor, iros a la cama antes de que cambiemos de opinión. - El director les abrió la puerta para que salieran con los platos.

Al llegar a la sala común todos los recibieron con vítores y abrazos, la aventura de la motocarro había invadido Hogwarts, todos lo sabían. Cuando la gente se empezó a ir a la cama Zanky y Ron se acercaron a Jana, que tenía el pelo de Jermayoni entre las manos.

- Ains Sanky, no vea lo mal que lo ha pasao mi Jerma quería, etoy dándole un masaje capilá con una mascarilla idea para casos estremo de lejía, pero caro, e un tratamiento mu largo, la Jerma está mu afectá, meno má que la señora Tita la ha separao a la do sino ahora mimo igual estaría dandole el masaje capila en la infermeria... - Jana hablaba mientras masajeaba con una crema verdosa la cabeza de Jermayoni. - la he tenío que endrogá a base d'anisete para que se calmara, po eso está dormía y con esa babilla en la boca, pero no sus preocupeis que mañana etará como nueva.

Zanky y Ron subieron al dormitorio de los chicos, vieron a Ernie durmiendo sin sábanas sobre la cama. Zanky y Ron estuvieron hablando un buen rato sobre por qué se había cerrado el muro de King's Cross, y llegaron a la conclusión de que fue El Dobby.

4 comentarios.

  1. Bettynet dice:

    Dios, Dios, que me parto... Estaba entretenido, la salida de la Tejonera, en la estación de tren y tal... pero cuando se han puesto a ver la ceremonia y a hablar del profesor de Lociones y cuando los ha pillado ya es que no podía parar de reir:
    "50 puntos para mí por hacer tan bien mi trabajo, seguidme, feos"

    Pero lo que me ha dejado flipada es que Zanky y Ron llegaran a la conclusión de que fue El Dobby! Este Zanky si que es listo! :)

  2. Anónimo dice:

    Juash XDDDD De tanto melocotón me habeis hecho entrar ganas de abrir la boca delante del sauce y tragarme unos cuantos XD tengo hambreee

    Anda que también el de Lociones: 50 puntos para mí por hacer tan bien mi trabajo, seguidme, feos

    Genial, fantástico ;-)

    Elda

  3. juanma88 dice:

    Chicos, como siempre esta genial, la verdad es que me impresiona lo bien que adaptais los capitulos, os aseguro que me teneis enganchado xDD.
    Viva el melocotonero, por cierto mas adelante tendreis que contar la historia de como llego a plantarse xD.

    Un abrazo ^^

  4. ¡Al fin Lucius! Que manera tan espectacular de aparecer xD ¡Y Charlie! Jajaja siempre preocupado por su físico ¿Quién será la que le manda cartas? Emm digo, el que le manda cartas xD

    BeSiToS…!

- Copyright © Zanky Potter - Date A Live - Soporte por Blogger - Diseño por Johanes Djogan - Modificado por Zancaturno -