Lo + leído

14 noviembre 2007


Capítulo 7: La Boina Seleccionadora


Al llegar a la puerta del castillo Tita llamó dando tres fuertes golpes, y alguien desde dentro abrió la puerta. Era una mujer con un moño y una cara muy severa.

- ¡Hola Tita! ¿algún problema?

- Nah! Sólo un alumno que se lo ha tragado el calamar , habrá que enviar a alguien ha recoger el cuerpo... – Tita parecía despreocupada.

- Tita, ya es el quinto alumno que pierdes en tres años, los padres ya han protestado por la falta de seguridad.

- ¿Pero qué quiere? El calamar ya no se asusta de mis chuuuuusaaaaaas, no puedo ir a pelear con él en el agua, tengo el pelo recién sacado de la peluquería – Tita se atusó la melena mientras la profesora la miraba con cara de pocos amigos – Vaaale, ya voy a buscarle.

Mientras Tita volvía al lago la profesora comenzó a hablar a los alumnos, que se reunieron a su alrededor.

- Por favor, silencio, no os preocupeis si vuestros artilugios muggles no funcionan, aquí no están permitidos – dijo mirando a Jermayoni y a Jana, que ponían cara de fastidio mientras intentaban resucitar sus móviles – Bienvenidos a Hogwarts, soy la profesora MacGonagall, subdirectora de este colegio. A continuación se celebrará el ritual de selección que os dividirá en cuatro casas, a saber: Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin. Si sois tan amables... esperad aquí en silencio mientras compruebo que esté todo listo – la profesora hablaba muy deprisa, hasta tal punto que cubrió a los alumnos que tenía más cerca de una pequeña película de saliva.

Cuando la profesora dejó a los alumnos a solas aparecieron dos fantasmas que iban hablando en dirección a la puerta por donde había salido MacGonagall. Uno era gordo y el otro alto y delgado.

- Es lo que yo digo, si esconden la copa donde estamos durmiendo no hay quien descanse, tendremos que pedir a Vitch que haga algo al respecto... ¡oh! Alumnos nuevos, bienvenidos, soy el Fraile Gordo, fantasma de la casa Hufflepuff, ojalá entreis en ella.

- No le hagais caso, Gryffindor es mejor – el fantasma delgado parecía muy convencido.

- Vamos, querido Nico, sabes muy bien que no es así

- Ya lo creo que es así.

- ¡Qué no!

- ¡Que sí!

Los fantasmas continuaron su camino hacia la puerta discutiendo y pegándose manotazos en la cabeza, pero antes de perderse de vista la cabeza del fantasma delgado se dobló hasta casi caer, a lo que los alumnos reaccionaron con un grito de terror.

- ¡Que me dá! Jerma xiquilla que me da, tú has visto eso? Qué asco, osea, iiiish. ¿Jerma? ¿Jerma? ¡JERMA! – la joven Jermayoni había caído desmayada por la impresión - ¡Ay virgensita mía! ¡JERMA!¡JERMA!

La profesora MacGonagall entró por la puerta por la que habían salido los dos fantasmas, y con un golpe de varita recobró el sentido a Jermayoni.

- ¡Jo tía, que susto ma’s dao!

- Ay, ay, qué mal tía, osea, de verdad, si sobrevivimos este curso ya podemos sobrevivir hasta a la extinción del maquillaje, o sea, de verdad.

- Bien -comenzó a decir la profesora- seguidme por favor, en cuanto yo os llame quiero que os acerquéis a la mesa de profesores y, cuando hayais sido seleccionados, os dirijais a la mesa de vuestra casa.

Los alumnos siguieron a la profesora a través de la puerta hasta un Gran Comedor donde habían cuatro enormes mesas alargadas repletas de alumnos de cursos superiores. Al fondo, la mesa de profesores y una silla con una boina vieja encima esperaban a los alumnos, que llegaban poco a poco atravesando los pasillos de entre las mesas.

- El techo – comenzó a decir Jermayoni – tiene un encantamiento para que parezca invisible y podamos ver el cielo, lo leí en la Revista de la Bruja Moderna, ese número venía con una pulsera divina tía, o sea, total.

Cuando todo estaba listo para la ceremonia, la profesora MacGonagall y el director Dumbledore comenzaron a hablar a la vez.

- ¡Oh! Perdón Minerva, comienza tú, comienza.

- No por Merlín, habla tú Albus.

- De acuerdo... – Dumbledore giró la mirada de repente, dirigiéndola hacia la mesa de Hufflepuff, donde Charlie Weasley atendía a la ceremonia en primera fila. – Mmm... no no, insisto – añadió sin apartar la mirada del hermano de Ron – hable usted, hable usted.

- De acuerdo... Bien, comencemos con el ritual de selección, aquí tenemos un año más a nuestra querida Boina Seleccionadora.

La boina dio un bote y comenzó a hablar a través de una arruga.

- Bienvenidos seais todos a este nuevo curso, yo seré quien os seleccione para una de las cuatro casas. Podrás llamarme fea, podrás llamarme vieja, pero os juro que si lo haceis os doy una guantá cuando os vea que os acordareis para el resto de vuestras vidas. Os seleccionaré para Gífindo si sois valientes y atrevidos. A Jaselpa si os gusta el trabajo duro y sois fieles. A Ravecla si os pirra la inteligencia y la belleza y a Líceri si teneis ánsias de poder y amistad. Así pues, podeis probarme.

La profesora MacGonagall sacó un pequeño pergamino de su bolsillo, y comenzó a desplegarlo, pero era complicado, la profesora luchaba para desplegar aquel interminable pergamino, se oía cómo maldecía por lo bajini hasta que al final optó por partir el pergamino en dos y, con la cara más roja que un tomate cherri, comenzó a nombrar a los alumnos.

- Jana Jabo.

- ¿De verdá tengo que ponerme esa gorra asquerosa? Qué fuerte, epero que eté lavada con Perlán – La muchacha se sentó sobre la silla, se puso la Boina Seleccionadora, y se oyó un ruido que sonó como un “placa, placa” haciendo eco – Ay! M’a surrao’ una colleja.

- Te lo advertí monina, bien, a ver.... JASELPA.

- ¿M’ande?

- A JASELPA

- Hufflepuff – informó a Jana la profesora MacGonagall

- Pues eso es lo que yo he dicho: Jaselpa, desde luego, cada año los alumnos están más sordos, de verdad.... SIGUIENTE, que es pa’ hoy, que he quedado con unos calcetines para cenar.

Jana salió corriendo rascándose la nuca cuando alguien abrió la puerta del comedor, era Tita mojada con un alumno envuelto en una toalla y temblando de frio, era Charlos, y Tita le perseguía con una cara de malas pulgas que ni con tio Vernon.

- ¡Anda! Anda, que me tienes contenta tú hoy, corre pa’ allá, que me entere yo que vuelves a sacar la mano al calamar, te voy a hacer tragar más agua de la que has tragado esta noche, ale, corre, que te toca.

Charlos corrió hacia donde estaba el resto de sus compañeros, y justo en ese momento la Profesora MacGonagall gritó su nombre. El chico se probó la Boina y fue seleccionado para Gryffindor. Las selecciones continuaron, un tal Ernie MacMillan acabó en Hufflepuff, Harry Evans en Gryffindor y Dracon Malfoy en Slytherin. Era el turno de Ron, la profesora pronunció su nombre y se sentó en la silla.

- Mmm otro Weasley... bien, tengo entendido que si acabas en Gryffindor el Ministerio entregará a tu familia una subvención por tener el cupo de casas completo con los hijos. Veamos donde te pongo... mmmm, ooh! Lo siento: JASELPA.

- ¿Por qué? ¿por qué yo? Necesitábamos esa subvención, sniff, sniff. – Ron se levantó muy decepcionado y se dirigió a la mesa de Hufflepuff cabizbajo, pero su hermano Charlie le animó dándole una palmadita en la espalda bajo la atenta mirada de Dumbledore.

La profesora MacGonagall siguió su lista, le tocaba a Jermayoni Granger. La joven se aproximó a la boina y se sentó en la silla, se había colocado una bolsa de plástico en la cabeza para que la Boina no la tocara directamente.

- ¿Pero qué? – preguntó la Boina enfadada – Ya te estás quitando eso de la cabeza jovencita.

- No por favor, o sea, que me da mucho asco, ya has pasado por miles de cabezas desde que te crearon, es una asquerosidad, y yo tengo el pelo muy sensible, lo tengo muy cuidado, ideal, o sea, ¿entiendes? – se excusó la chica.

- ¿Me estás llamando guarra? – la boina parecía muy ofendida.

- Sí, o sea, ¿es que no te has mirado en un espejo? Además, las boinas ya pasaron de moda, de verdad te lo juro, son horteras y tienen menos glamour que unos un vestido de Versache conjuntado con unas apargatas, o sea, que ni muerta te pongo en mi cab... – Jermayoni no pudo acabar la frase, la Boina se le había tirado a la cara y la joven cayó hacia atrás al suelo. Jermayoni luchaba por quitarse la boina de la cara, sus gritos sonaban ahogados, y la boina arrancaba mechones de pelos de la cabeza de la chica. La profesora MacGonagall fue la que consiguió separarlas, y cuando la Boina terminó de escupir los mechones de pelos arrancados de Jermayoni dijo:

- Ale, ya te puedes ir calentita para JASELPA

- Oi lo que me ha hecho, ¡MI PELO! Serás.... serás..... YO TE MATO TRAPO DE MOCOS DE CARACOL- Ahora era Jermayoni quien se abanzó sobre la boina, comenzó a golpearla contra el suelo y a pegarle mordiscos. Al cabo de unos minutos consiguieron separar a Jermayoni y a la Boina Seleccionadora. Y tras relajarse un poco, continuó el ritual de selección.

Sólo quedaba Zanky por ser seleccionado, cuando la profesora le nombró el Gran Comedor se quedó en silencio, hasta Dumbledore había apartado la vista de Charlie para ver en qué casa quedaba Zanky. Se sentó en la silla y se puso la boina, que estaba un poco húmeda debido a los mordiscos de Jermayoni.

- Mmmm... veamos... difícil elección. Por una parte podrías estar en.... y por otra en.... mmm... uff, necesito cinco minutos para deliberar. – la Boina salió dando botes hacia una puerta, cerrándola tras ella. Zanky no sabía qué hacer, sólo esperó a que la Boina volviera. Estaba muerto de vergüenza, miles de ojos le miraban sin pestañear. Zanky intentó romper el hielo con un carraspeo, pero nadie se inmutó. Utilizó su técnica de distracción, comenzó a pensar en una musiquita de Barrio Sésamo “Maná maná, maná, manana” y esperó moviendo la cabeza al ritmo de la musiquita hasta que la Boina entró por la puerta, se volvió a posar sobre la cabeza de Zanky y dijo...

- NO LO SÉ, ale, majete, elige casa, tengo dos opciones para ti, LÍCERI o JASELPA.

- Pues.... elijo....

- JASELPA, perfecto, pues para allá, machote.

Los alumnos de Hufflepuff gritaron de alegría y recibieron a Zanky con los brazos abiertos entre vítores y apretones de mano.

- Bien – El director Dumbledore se puso en pie y comenzó a hablar – Bienvenidos a los de primer año. Recordad que el pasillo del tercer piso está este año prohibido para todo aquel que no quiera sufrir una muerte espantosa. El Bosque Prohibido está, pues eso, prohibido para todos los alumnos. Nuestro conserje, el señor Vitch, está disponible para cualquier reparación. Este año seguiremos con el concurso de las copas evanescentes, recordad que puede aparecer en cualquier parte del castillo, si la encontrais ganareis 50 puntos para vuestra casa. Quien quiera consultar el resto de normas que se dirija al Despacho de Vitch. Y ahora, sin más, ¡que aproveche!

De las bandejas comenzaron a salir montones de comida, Zanky y el resto de alumnos empezaron comer, estaba sentado junto a Ron cuando Tita apareció a su lado y le empezó a poner en el plato una ración de cada cosa servida en las bandejas, le hacía el avioncito para que comiera y a veces le metía la comida en la boca mientras hablaba.

Cuando acabó el banquete los prefectos, en este caso Charlie, guiaron a los nuevos hasta la sala común de Hufflepuff, fueron hacia el piso de abajo y se encontraron unas escaleras automáticas.

- Las escaleras a veces suben y a veces bajan, si van en contra de vuestra dirección tendréis que hacer ejercicio para subirlas, es una buena forma de mantenerse en forma, os podeis poner cachas así, yo ya llevo cinco años luchando contra las escaleras, acabareis teniendo unas piernas fuertes.

Después de que casi Jermayoni se rompiera la pierna por ir en contra de las escaleras automáticas con tacones, llegaron frente al retrato de un hombre vestido con ropas antiguas que se movía saludando a las alumnas.

- Para entrar a la Sala Común debéis saber la contraseña que hay que decirle al retrato de Don Juan. Este curso la contraseña es “Melocotón en almíbar” recordadla o no podreis entrar – Charlie dijo la contraseña al retrato de Don Juan y el el cuadro se elevó para dejar paso a una oquedad circular – pasad, bienvenido a Hufflepuff.

Al atravesar el agujero los alumnos contemplaron un lugar muy acogedor, con ventanas en el techo que daban al gran lago y con peces nadando entre enormes tentáculos de calamar. Al fondo había varios pasadizos que llevaban a los dormitorios. Charlie los guió y Zanky se juntó con Ernie y Ron en una habitación muy acogedora.

Era hora de dormir, era el día más feliz de su vida, sin embargo, después de comerse todo lo que Tita le había dado en el banquete, tuvo un sueño pesado que al día siguiente no lograba recordar.

7 comentarios.

  1. Anónimo dice:

    Mia:
    madre mia dumbledore que descarao.. si solo le fata pasar por detrás de charlie, pellizcarle el culo y gritar:
    grrrr!! ay omá! que rico estás!

    xdxdxdxddxxddxdx

    la boina seleccionadora es una cachonda mental xdxdxd

  2. Anónimo dice:

    ¡Jajaja! ¡Me encanta como habla Jermayoni! xD ¡Y Dumbly es lo más! ¡Jaja! Mirando a Charlie!! xD

    Menos mal que Charlos no fue "aprovechado" por el calamar!! xD Esta Tita estaba más interesada porque Zanky coma que por recuperar al chico! jiji

    Me encanta la historia chicos!!!

    BeSiToS...!

    sofidepotter

  3. Anónimo dice:

    jajajajajaj por poco a Sly Zanky !!! El Dumby si que come con los ojos !!! jajaja
    Tita que no son juguetes los alumnos que le van a dar de tortas al pobre de Zanky ! jajajaja muy bueno todo ! Y los demás donde estan ? Angel

  4. Bettynet dice:

    Me alivia saber que el pobre Charlos sigue con vida, pobrecito :P Y por fin desvelado el secreto de cómo Charlie es un tio cachas, jajajaa!!

    Dumbledore gay, y todos a jaselpa, no? Me parto!! :'D

  5. ikara dice:

    jajjajjjajja
    me teneis enganchada chicos, que buena la boina, ajjajjajaj. Mira que liarse a mordiscos con Jermayoni, jjajjaja pobrecilla.

  6. Dania dice:

    jajaja me muero de la risa!!!

    Las pijas me encantaron!! son osea super mega graciosas!!

    Y tita una bestia kiere cebar a Zanki.

    ( mia me descojone con tu coemntario )

  7. jajja Buzo ese Dumbledore! y Zanky ni oportunidad le dió a la boina de decir a donde lo mandaba.. eso es elegir con determinación xDD

    Que alguien meta a Azkaban a Tita antes de que reviente al pobre Zanky a punta de tartas y magdalenas, que el chico es flacucho pero tragón y ella que lo atraganta xDDDD jajjaja

- Copyright © Zanky Potter - Date A Live - Soporte por Blogger - Diseño por Johanes Djogan - Modificado por Zancaturno -