Lo + leído

10 julio 2008


Capítulo 10: El mapa de los marujos

La enfermera del colegio mantuvo a Zanky encerrado en la enfermería durante una semana. Su dieta consistía en chocolate a todas horas. Zanky recibía visitas casi siempre, y Fifí estaba en la puerta de la enfermería, ya que dentro no se permitían los animales.

- ¿Como que no puede entrar mi Fifí? pero señora enfermera de Hogwarts, que Fifí es como una profesora más mujer, mírala, ¿no te da penita? ahí limpiándose a lengüetazos el... ¡¡FIFÍ!! ¡¡no me seas cochina!! ¡¡eso con papel higiénico por Merlín!!

También, en ocasiones, Luna Lovegood aparecía en la puerta, decía "Hola" y se iba de allí dando saltitos. Jana siempre iba vestida de negro y siempre le llevaba flores, aunque las dejaba a 10 metros de Zanky, no se atrevía a acercarse más después del susto de aquella mañana en el Gran Comedor.

Wood estaba en la cama de al lado, herido y vendado, pero vivo. Dumbledore le solía visitar a veces para darle ánimos, le daba besitos en la frente para comprobar que no tenía fiebre. Aunque fue Ron el que no aparecía nunca, no había vuelto a saber nada de él desde que aquella mañana lo dejó con la compañía de los gatos y las hormigas en la cama.

Justo el primer día que salía de la enfermería tenía clase de Lociones con el profesor Malfoy. Zanky se sentó con Fifí, no había rastro de Ron ni de Ernie. La Susan estaba sentada sola, siempre atareada con muchos papeles. Dracon estaba justo detrás de él, y no hacía otra cosa que burlarse, ya no contaba con la excusa de la herida, porque estaba completamente curado y ya sin la venda falsa.

- Cuidado Zanky, que te come el dementor, uuuuh, jajajaja, pringaaaaaooooo, si quieres te dejo un paracaidas para el próximo partido, vaya a ser que veas tu propia sombra y te desmayes, jajajaja.

- Jua zú

Fifí, en su rol como guardaespaldas, había escupido a Dracon y le había puesto una cara amenazadora.

- Zanky - el profesor Malfoy acababa de entrar en clase - llévate a esa mula fuera del aula, aquí no se permiten animales.

Zanky tuvo que seguir la clase desde el pasillo, porque Fifí se negaba a salir del aula sin él. Se sentía ridículo con el pupitre en el pasillo.

Después de clase fueron al Gran Comedor a comer, tampoco había ni rastro de Ron. Jana estaba muy preocupada.

- Jerma tía, que no, que si Tita vuerve a dá otra clase de defensa yo no quiero í, me hago la sonámbulona o argo pero no, que cada vé que abro er pico me castiga xiquilla, que así no me van a dejá í a OT, que con tanto disgusto no he podío ni ensayá mi copla.

- Por cierto Zanky - Jermayoni seguía pintándose las uñas mientras Jana le metía la cuchara en la boca - jo tía, con más cuidado que casi salpica, hay que ver, lo que tiene que hacer una para hacer dos cosas a la vez... pues eso Zanky, lo que te decía, ¿por dónde anda Ron? hace mucho que no le doy un guantazo ni nada...

- Pues... estará con Ernie.

- ¿Ernie? lleva toda la semana durmiendo en la bañera, dice que su dormitorio huele muy mal y que no piensa entrar...

- Oh oh...

- ¿Qué pasa?

- Tenemos que ir a la sala común.

- ¿Así? que me estoy pintando las uñas... ains... vale, ya voy, Jana, quédate aquí, si ves al Darek me cuentas.

- ¿Darek? - Zanky cada vez entendía menos a su amiga - ¿quién es Darek?

- Un polaco o ruso, no sé, está de intercambio y está para comérselo, ¡¡hay un rumor de que hoy se ha puesto manga corta!!

Zanky y Jermayoni fueron corriendo a la sala común, Jermayoni con las uñas al aire. Al acercarse al dormitorio de los chicos la peste se hacía insoportable. Zanky abrió la puerta con cuidado, dos gatos salieron corriendo. Estaba oscuro, Zanky encendió su varita y se iluminó el dormitorio de los chicos.

- Socooooorrooooo - una ténue voz salía de debajo de la cama de Ron - ayuuuuuudaaaaa.

La cama de Ron estaba arañada por todas partes, con las plumas de la almohada desperdigadas, el colchón quemado y destrozado. Ron estaba escondido bajo un trozo del colchón... aunque cuando Zanky se acercó descubrió que Ron estaba metido dentro del colchón, y olía fatal.

- He perdido la noción del tiempo, esos gatos son unos sicópatas, ayuuudaaaa.

Zanky y Jermayoni (Jermayoni antes que Zanky) salieron corriendo de allí y avisaron al profesor Turno. En una hora ya habían trasladado a Ron a San Mungo, el hospital de los magos. Según la enfermera del colegio sufría quemaduras de segundo grado, cortes profundos en el tórax, varios huesos de los brazos hechos polvo, algunas costillas rotas, desnutrición, deshidratación, inflamación en varias partes de su cuerpo y lo más extraño, al parecer le faltaba un riñón.

El colegio tuvo que contratar un equipo de limpieza y desinfección mágico para que adecentaran el dormitorio de Zanky, ya que el edor era demasiado fuerte. Mientras desinfectaban su dormitorio Zanky fue a su clase de Defensa.

El aula, tras el paso de Tita sustituyendo a Lupino, había atraído la atención de más alumnos, tanto así que hasta la Susan pagaba a quienes se presentaran a las clases de Tita. Zanky se sentó con Fifí a un lado y con Jermayoni al otro. Jana estaba en última fila, agachada por si acaso, y Susan en la primera. Pero la sorpresa no tardó en llegar. A la hora en punto la puerta del despacho del profesor se abrió y salió Lupino.

- No me fastidies... venga, todos, devolviendo la pasta pero ya... - La Susan tenía cara de muy pocos amigos.

- Bien clase, comenzamos... por favor, todos en pie, tenemos que reorganizar el aula, los más bajitos delante, y los altos detrás... tú, por favor, detr...

- No, no, no, yo detrás no, yo directamente me voy de aquí ¿entiendes? las clases de Tita molaban mazo, pero tú me pones de los nervios ¿entiendes? ahí os quedais, au.

Después de que Lupino estuviera ordenando a sus alumnos por altura y color de ojos, por fin comenzó a dar clase.

- Según me ha contado Tita... habéis dado ya los capítulos de hombres-lobo, hombres-perro, hombres-peludos y vampiros-lobo... bien, dejemos de lado a los lobos y las lunas llenas y vamos a lo que vamos. Esta clase no será práctica, será una clase para estudiar a los dementores, Dumbledore me ha pedido que... - Lupino se acercó a Zanky y le puso el pupitre perfectamente paralelo a la mesa del profesor - ... que os informe de los peligros de un dementor, ya que están rondando por el colegio... en busca de Siriito... digo... Sirius Black.

- ¿Por qué todos los dementores van a por mí? ¿qué les he hecho?

- Bueno Zanky... por favor, levanta la mano cuando quieras preguntar... - Zanky levantó la mano - ¿si Zanky?

- ¿Por qué todos los dementores van a por mí? ¿qué les he hecho?

- Pues... una de dos, o se han enamorado de tí y te quieren dar el morreo de tu vida... o les atrae tu sufrimiento. Tú has pasado por mucho en tu corta vida Zanky, perdiste a Jaimito, a la Lila, tus padres, también has estado viviendo años con muggles... te has enfrentado a una mantis gigante... ellos lo notan y para ellos eres como un delicioso helado de pistacho y nata. - el profesor sacó una toallita húmeda para limpiar las babas que se le caían a Zanky sobre el pupitre - Los dementores se alimentan de la felicidad de los magos hasta dejarlos únicamente con sus recuerdos más horrendos. Son los encargados de vigilar Azkaban, muchos presos pierden la magia por culpa de convivir con dementores, y nadie ha conseguido jamás huír de Azkaban.

- Sirius Black si.

- Bueno, es que Siriito es mucho Siriito... quiero decir, que es un caso aparte. Para recuperarse de un ataque de un dementor conviene comer chocolate, ayuda mucho.

- ¿Y cómo se puede derrotar a un dementor?

- Existe un hechizo llamado expectro patronum capaz de ahuyentarlos, pero es magia avanzada, jamás estaréis a la altura de convocar uno.

- Por fa profeee, yo quiero aprender a hacer un patronus de esos, lo necesito, que esos pervertidos están enamorados de mí fijo, y Tita los ve inofensivos...

Después de insistir, el profesor accedió. Al acabar la clase le pidió a Zanky que le acompañara a su despacho para hacer un calendario de prácticas. Al abrir la puerta, Zanky vio una imagen que se le quedará grabada en la memoria para el resto de su vida: Fifí estaba, con los morros pintados de rojo y con sombra de ojos y un lunar falso en la mejilla. Vestida con ropa interior de mujer de color rojo pasión con adornos negros. Tumbada sobre la mesa del profesor con las piernas cruzadas y chupando un chupa chup.

Zanky no recordaba cómo había salido de allí, sólo sabía que necesitaba un cubo, estaba en la enfermería, pálido y con el ojo derecho parpadeando con un tic nervioso. La enfermera dijo que había sufrido un lapsus nervioso provocado por una imagen demasiado fuerte para él. Desde aquel entonces Tita había instalado cámaras de seguridad en el despacho de Lupino.

[...]

Habían pasado ya varios meses, eran Navidades y Zanky cada vez pasaba más frio. Ron había vuelto de San Mungo bastante mejor, volvía a tener dos riñones y todos los huesos estaban ya curados. Sin embargo había estado tomando una medicación muy fuerte y en ocasiones sufría espasmos nerviosos que se manifestaban en ataques de furia o pánico esporádicos.

- Toma Zanky - Tita había entrado al Gran Comedor con un enorme paquete - me han vuelto a robar las galletas, Fifí no puede con todo la pobre, la he mandado a un psicólogo para que la trate, creo que Lupino le ha hecho algo... está más rebelde de lo habitual, si ayer hasta me dijo que mis empanadas eran un asco, le dí de guantazos lo que no está escrito.

- ¡Ah! entonces eras tú, pensábamos que estaban de obras en el castillo.

- En fin, pero al fin he conseguido reparar tu escoba Zanky, toma.

Zanky abrió el paquete y dentro vió algo parecido a una escoba, repleta de astillas por todas partes, trozos que no estaban bien pegados, celofan, y hasta ramitas del bosque.

- Tita, dudo que esto vuele...

- Si no vuela ya no puedo hacer nada más, si quieres te compro una fregona pero hijo... a quien más le debería doler es a la persona que te lo regaló, que yo no sé quién será, pero seguro que estos momentos está... - Placa, placa - ¿me has pegado Ron? ¿ME HAS PEGADO? Mira, me voy antes de que cometa un Ronalcidio... te salvas porque conozco a tu madre, que lo sepas...

Zanky y Jermayoni se quedaron mirando a Ron asombrados, y él mismo tenía los ojos desorbitados, sus ataques repentinos le asustaban.

El castillo se quedó bastante vacío, muchos alumnos se fueron a pasar las fiestas con sus familias, pero Jermayoni y Ron decidieron quedarse en el castillo. Jermayoni se quedaba porque Darek se quedaba, los padres de Jana la obligaron a irse, así que Jermayoni se pasaba horas en la sede de Radio Baño cotilleando con Myrtle la Cotilla. Ron en cambio prefería no ir con sus padres, porque si le daba un ataque de rabia en su casa no sobreviviría al ataque de ira de su madre. Charlie también se quedó en el castillo por si escondían copas y los gemelos Weasley se quedaron también, últimamente pasaban mucho tiempo juntos escondidos en aulas cerradas con llave, algo tramaban. La Susan y la mafia no tenían vacaciones, aunque la Narcy y la mormona sí habían abandonado el castillo porque pensaban que la otra se quedaba.

Y el día antes de Navidad había visita a Hogsmeade, pero Zanky tuvo que quedarse de nuevo en el castillo porque no tenía permiso. Vio como todos se iban de excursión, hasta los profesores. Estaba asustado.

- ¿Hola?

El eco era muy elocuente. El castillo estaba completamente vacío, salvo por Chito y algunos fantasmas. Quizás Vitch andaba reparando algo, pero el castillo era muy grande.

- Ecoooo

- ¿Zanky?

Era la voz de Cho.

- ¿Zanky eres tú? tengo calor, ¿tienes un coletero de sobra?

Era imposible que tuviera calor en pleno Diciembre, Zanky salió corriendo, asustado, huyendo de Cho Chang y sus labios babosos.

Al girar por una esquina Zanky se estrelló contra dos personas, todos calleron al suelo. Eran Fred y George, los gemelos Weasley, y estaban cargados de papeles y maletines.

- Esto... hola Zanky... esto... vale, vale, nos has pillado, pero no se lo digas a nadie por favor - Fred parecía asustado - si se enteran de que estamos clonando nos pueden echar de Hogwarts y yo tengo un expediente que mantener...

- Fred, eres tonto, pero tonto, tonto, tonto. ¿Cómo iba a enterarse de nuestros planes si sólo ha chocado con nosotros? - George miraba a Zanky por encima del hombro con desprecio.

- Tienes razón, pero ahora ya lo sabe... ¿habrá que hacer algo no?

- A mí me queda un cupo de tres secuestros de la mafia...

- No, no... ya sé, Zanky, te dejamos llevarte algo, lo que quieras, mira, tenemos apuntes para los exámenes, libros de repaso, atlas, plumas sin usar, ¿qué quieres?

Zanky miró entre el montón de objetos que estaban en el suelo y uno en concreto le llamó la atención.

- Quiero esto, ¿qué es?

- Precisamente eso... Fred, asúmelo, eres un tonto con un coeficiente muy alto.

- Pues... es que eso lo usábamos para localizar a los clones y nos era muy útil pero...va, llévatelo, pero por lo que más quieras, no le digas nada a nadie. Es el Mapa de los Marujos.

- ¿Los Marujos?

- Si, George lo sacó del despacho del profesor Dumbledore hace ya unos años. Mira, se abre así - Fred sacó su varita y apuntó al mapa - "juro solemnemente que mi intención es cotillear".

El mapa se desplegó como un libro y comenzaron a dibujarse las paredes del castillo, y algunas motas oscuras con los nombres de quienes representaban. Se vio a si mismo en el pasillo junto con los gemelos, a Cho dando vueltas por el piso de arriba y a Dumbledore escondido dentro del baño de los chicos. Tita era un puntito que estaba en el aula de Defensa cuando Lupino estaba paseando por un pasillo seguido de Fifí.

- Aquí tienes la posición exacta de todos los miembros del colegio, y también algunos pasadizos, algunos incluso llevan a Hogsmeade - Fred ya había terminado de recoger los papeles - Bueno Zanky, por favor, no nos delates, no me pueden expulsar... ¡Ah! y recuerda, para ocultar el mapa sólo dale un golpecito con la varita y decir "cotilleo realizado" y nadie podrá saber qué es. Cosita, Dientecitos, Morritos y Peludito fueron sus creadores.

Los gemelos siguieron por su pasillo y al girar Zanky encontró a diez Charlies en fila india siguiendo a los gemelos.

- Ho- hola...

- Hola Zanky, ¿qué tal? - todos respondieron a la vez.

- B-bien... y vosotr.... ¡copa! - todos los Charlies salieron corriendo en varias direcciones, al instante Zanky había conseguido lo que pretendía: quedarse solo.

Abrió el mapa y tuvo una sensación maravillosa, al fin podía localizar las magdalenas que había escondido durante tres cursos... pero no había tiempo. Zanky fue corriendo a la sala común, agarró la sábana invisible y salió por el retrato buscando el pasadizo más cercano que llevaba a Hogsmeade.

El pasadizo estaba bajo las piernas peludas de una estatua de una bruja famosa, quizás por eso nadie había averiguado de forma accidental su paradero. Zanky bajó a un túnel oscuro, lo atravesó hasta el final y volvió a mirar el mapa de los Marujos. Tita estaba con Fifí y Lupino en un pasillo, parecían discutir porque se movían mucho. Dumbledore estaba persiguiendo un Charlie falso y los gemelos estaban en un aula vacía junto con otros diez Charlies. Zanky asomó la cabeza por la trampilla y los ojos se le iluminaron. Cajas y cajas de magdalenas, de todos los tamaños, cubiertas de todos los sabores, recién hechas. Zanky salió del pasadizo y se puso la sábana invisible por encima. En un rato ya había comido una caja entera de magdalenas y se había guardado otras más en los bolsillos y por dentro de la chaqueta. Subió las escaleras y descubrió que estaba en una panadería muy concurrida. Habían muchos alumnos de Hogwarts allí comprando las famosas magdalenas. Algunos miembros de la mafia habían pedido treinta cajas para traficar con ellas en Hogwarts.

- Cómprale eso mismo que es más baratucho - Ron estaba insistiendo a Jermayoni - si total, ni se va a enterar de cuánto vale.

- O sea, tú, descarado, que Zanky es nuestro amigo, no le voy a llevar un simple bollicao.

- ¿Por qué no? mira que barato... nosotros nos compramos esas magdalenas cubiertas de chocolate de tres capas, nos los comemos antes de volver y no se entera.

- Que no Ron, déjame... además Zanky huele las magdalenas a kilómetros, y a ti te repite todo. - Jermayoni estaba mirando y comparando entre una magdalena de medio kilo con una capa de chocolate blanco o la magdalena suculenta de un kilo relleno de tres chocolates y cubierto con almendras.

- Jermayoni, que es muy caro, si en Hogwarts hay magdalenas también, ¡¡cómprale el maldito bollicao!!!

Placa placa.

Ron se giró y encontró a Jana, que lo miraba asustada.

- Yo no he sio ¿eh? po mi vigensita que yo no he sio...

- A mí compradme la del kilo. - Zanky les hablaba bajo la sábana invisible.

- Cuxa, ¿habei oío eso? o dio mio, que tengo supepodere, que Sanky dise que quiere la der kilo... ¿Sanky? ¿m'oye Sanky? ¿qué má quiere? tía, ¡¡que tengo telequinesa d'esa!! ¡¡que Sanky m'etá hablando desde Jogua xiquilla!! o.... o..... ¡¡¡AI QUE SE M'HA MUERTO Y M'ETÁ HABLANDO ENDE ER MÁ P'ALLÁ!!! ai, ai.... tengo que í a bucarlo ar castillo, Sanky, epérameeeeee, la Jana va p'alláaaaa.

- Jerma... - Ron parecía muy confundido - ¿Qué hace Jana aquí? ¿no estaba con sus padres estas vacaciones?

- Si, pero dice que se ha fugado... ¿Entonces la de kilo Zanky?

- Si por favor.

- Pues ya que estás te la pagas, so listo, diecisiete galeones... pásamelos por debajo de la sábana y los pago...

- ¿Qué te decía yo Jerma? que a Zanky la del kilo.... si es que eres una tacaña...

Placa placa.

Salieron de la panadería, Zanky comiendo la magdalena recién comprada bajo la capa, y sus amigos le enseñaron Hogsmeade. Visitaron la oficina de correo por loro, la Casa de los Gritos desde muy lejos para que Ron no se acercara demasiado a los árboles por si volvían a aparecer los libros. También pasaron frente a la taberna Cabeza de Puerco, donde vieron al dueño sirviendo copas a unos amigos.

- ¿Habéis visto a la Claudia Pisser? si es que tiene un cuerpo que... - un camarero cerró la puerta antes de que acabara la frase y todos los hombres comenzaran a reir exageradamente.

Hacía frio, Jermayoni les condujo hasta un bar llamado Las Tres Escobas, donde la camarera tenía un bonito acento argentino y siempre sonreía a sus clientes cuando tomaba nota.

- ¿Qué quieren estos presiosos alumnos de Hogwarts?

- Queríamos dos tazas de chocolate caliente.

- Cof cof.

- Que diga... tres, tres tazas de chocolate caliente.

- Cof cof.

- Con churros.

- Cof cof.

- Y buñuelos.

- Cof cof.

- Y nada más. - Jermayoni dio una patada a Zanky, que seguía bajo la sábana.

- Ai.

Vieron entrar a varios profesores y sentarse en una mesa cercana, entre ellos estaban Tita, Turno, Flitwick y el Ministro de Magia Cornete Fudge. Jermayoni movió con su varita un árbol de navidad cercano para evitar que Tita se fijara en ella desde donde estaba sentada.

- Aquí tenéis presiosos. - la dueña del local se dirigió a tomar nota a la mesa donde estaban los profesores. - Vaxa vaxa a quien tenemos por acá, el Ministro en persona... pues déjeme desirle que estamos cansados de ver a esos horribles dementores por aquí día sí día también, cada ves hay menos clientela y xo tengo una conexión de Internet que pagar. Y díganme corasones, qué van a tomar?

- Créame Laurerta, es por la seguridad de Zanky Potter.

- Porque no me dejais a mí sino...

- Ai Titaaa, deja hablar al Ministro querida...

Jermayoni y Zanky se acercaron al árbol de navidad para escuchar más detenidamente la conversación de sus profesores, mientras dejaron a Ron comiendo solo.

- Pues verá, el-que-da-yuyu-nombrarlo asesinó a los padres de Zanky...

- Porque a mí me pilló en plena depilación sino...

- Ai Titaaaa....

- Si, Laurerta, ya me callo, ya me callo...

- Como decía... - Zanky se estaba aburriendo, sacó el mapa de los Marujos y comenzó a cotillear mientras escuchaba. - el señor oscuro mató a Lila y Jaime Potter, pero fue porque Sirius Black le dijo dónde estaban escondidos.

- En Hogwarts... - Turno tomó la palabra - Sirius Black y Jaimito Potter eran muy buenos amigos, siempre se juntaban con Lupino y ese chico gordito y muy mentiroso... Peter Pepigru. En la guerra contra quien vosotros sabéis, Potter confió en Sirius para protegerlos, pero éste se lo contó todo a quien-da-yuyu-nombrarlo...

- Y el muy marrano, - Tito continuó el relato - después de la muerte de los Potter, asesinó a sangre fria a Pepigru en medio de un barrio muggle cuando el pequeño Peter intentó atraparlo para entregarlo al Ministerio... ¡¡Un dedo!! sólo un dedo quedó de Pepigru... pobre chico... cuando los aurores atraparon a Sirius parecía un desquiciado, con los ojos hinchados y rojos...

- ¿Pero qué me están contando? ai pero eso es horriblee - Laurerta estaba escandalizada.

- Y lo peor de todo... - Fudge se colocó bien la túnica y continuó en voz bajita - es que Sirius Black, ese asesino despiadado... fue, y hasta ahora es, el padrino de Zanky Potter.

Tita dio un puñetazo a la mesa de la rabia que le entró. Zanky se levantó muy enfadado, no quiso ni probar el chocolate caliente ni los churros. Salió corriendo sin importarle el ruido que provocaba. Jermayoni salió tras él, preocupada.

- ¡¡Ei!! pero qué morro, ¡¡no me dejéis a mí pagar todo esto!! ¡¡ei!! - Ron se quedó solo en el bar.

- Bueno, ¿viene o no viene mi café descafeinado en vaso? - fue a Tita a quien oyó antes de alejarse del bar corriendo camino a Hogwarts.

Zanky estaba escandalizado, no podía creerlo... según el mapa el Monstruo de las Galletas se estaba acercando sospechosamente al lugar donde Zanky guardaba su mayor acopio de magdalenas...

3 comentarios.

  1. Borja dice:

    Qué risa Jana... y su telequinesia jjajaja
    Aunque también ha estado muy bien lo de Fifí en el despacho de Lupino.
    Ah! Y lo de Darek... ¿Ah qué me recuerda?

  2. ¡No por Dios! ¡No me maltraten a Ron de esa manera! ¡Pobrecitooo! Creo que si hubiese muerto hubiera sido menos terrible que todas esas cosas jaja, aunque se lo merece por ser tan tacaño con Zanky.

    Sigaaaaaan!!!

  3. Arvisan dice:

    Lo mejor ha sido lo de Fifí maquillada ligándose a Lupino. Trataba de imaginármela y me partía de la risa. :-)

- Copyright © Zanky Potter - Date A Live - Soporte por Blogger - Diseño por Johanes Djogan - Modificado por Zancaturno -