Lo + leído

15 junio 2008


Capítulo 7: El Boggart del Armario Ropero

Dos días después bajaron a desayudar Zanky y Jermayoni. Jermayoni estaba leyendo la tabla de calorías de la mantequilla cuando un ruido de ruedas hizo que Zanky se girara hacia la puerta del Gran Comedor. Tita estaba empujando la silla de ruedas en la que había quedado Ron después del incidente con Boby. Ron estaba escayolado de pies a cabeza, apenas podía mover los brazos, Tita dejó a Ron cerca de la mesa y comenzó a darle trocitos de bollos a Ron para que desayunara.

- ¿Quieres que te los masque yo Ron?

- No Tita, gracias - contestó Ron muy bajito.

- Que no me cuesta nada, vaya a ser que te haga daño al masticar, así sólo tienes que tragar, deja, yo te mastico.

- Ron... ¿seguro que estás en condiciones de ir a clase de Lociones? - Zanky miraba a su amigo, no era normal que quisiera ir a clases voluntariamente en su estado.

- Pues la verdad es que n..

- ¡¡Claro que si!! - interrumpió Tita - si ya está curado de todo, ¿no lo veis? hecho un mozo, en dos días como nuevo, si no fue tan grave... ¿verdad Ron? recuerda que eso es lo que tienes que decir en el juicio, cielo.

- ¡¡JERMAYONI GRANYE!! - Jana había llegado gritando al Gran Comedor - ¡Que sea la úrtima vé que me deja plantá ante de vení a desayuná! Pero mira, soy tan buenesita que he recogio er correo, toma, un paquetón pa tí.

- Gracias Jana.

Jermayoni comenzó a desempaquetar el embalaje y por fin descubrió una muñeca de porcelana.

- ¡AAAAAH! - Jermayoni y Jana gritaron a la vez.

- ¿Qué pasa?

- É la... é... é.... ains tía, cuéntaselo tú que etoy mu nerviosa, ¡AAAAH!

- Es... es... o sea, ¡¡es la muñeca de porcelana más cara del mundo!! la "Mimosita", existen más de 10.000 modelos de vestidos hechos a medida, o sea, para ponerle uno cada día y... y... es genial, o sea, ¡¡¡al fin me la han comprado mis padres!!! ¡AAAAH!

- Ya ves tú - dijo Tita con desprecio - en mi época las muñecas estaban hechas con palos del bosque con un poquito de paja entre medias y más felices que un ocho.... aunque... ¿te gusta mucho Jermayoni? - la mirada de Tita se iluminó.

- Si, mucho, o sea, es flipante, qué digo flipante, ¡¡¡es ultramegahiperflipante!!!

- Ya veo... ya veo... bueno chicos, daos prisa que ya empieza la clase, ai Ron, lo siento, sin querer me he comido tu bollo... claro, me has pedido que te lo masque y me lo iba tragando sin querer... en fin, ya no hay tiempo para desayunar, todos para clase, ¡¡venga!!

Tenían clase de Lociones aquella mañana, llegaron pronto y se sentaron, Jermayoni en una mesa con Ernie y Jana. Ernie les explicó que había llegado a Hogwarts aquella mañana, que se había perdido en el tren hasta que el maquinista le había encontrado durmiendo en un pasillo. Ron y Zanky se sentaron en otra mesa, más bien se sentó sólo Zanky, porque Ron ya iba sentado en la silla de ruedas.

Al rato entró Dracon con su padre, el profesor Lucius Malfoy, que lo llevaba en brazos y lo dejó en la misma mesa que estaban Ron y Zanky, después de darle un besito fue hacia la pizarra, mientras la borraba una alumna de Slytherin preguntó a Dracon cómo se encontraba, y éste le respondió que casi no lo cuenta, le habían desfigurado la cara de por vida.

- Atención clase, voy a dar 50 puntos a Slytherin porque mi pobre hijito fue muy valiente al enfrentarse él solito a un hipogrifo loco para salvar la vida de cierto pelirrojo. El pelirrojo apenas salió dañado, pero a mi pobre Dracon le han desfigurado la cara. No quiero bromas sobre esto... mira, 50 puntos más, que sólo 50 me parecían pocos, ¡¡qué leches!! 500 puntazos para Dracon por demostrar su valentía.

Toda la clase se quedó con los ojos abiertos como platos.

- Bien, vamos a ver, hoy elaboraremos una loción anti estrías. Para probar su eficacia tenemos aquí a una voluntaria que ha venido sin saber nada, así que ya sabéis, no le digáis para qué ha venido. Puedes entrar Tita Hagrid.

Tita entró saludando a todos, muy alegre, lanzó varios besos al aire.

- ¿Me quito ya la ropa?

- ¿Qué dices? no por Merlín, si quieres un cambio de imagen pásate después por mi despacho y vemos un catálogo de ropa decente... tú sólo espera a que terminen las lociones para probarlas contigo.

- ¡Ah! pensaba que era una clase de dibujo al natural, vale, me siento aquí pues... lalala lalalaeljuiciolalala lalala...

Comenzaron a seguir las instrucciones de la pizarra, tenían que cortar unas raíces, hacer un licuado con varios ingredientes y finalmente meterlo en un caldero y remover con medio vaso de agua hasta que se espesara.

- Papi papi, con esto en la cara es que... no puedo cortar las raices... - Dracon ponía cara de pena.

- Tienes razón Dracon... RON, córtale tú las raices, que por algo le debes la vida.

- Lalalapatadadondeyomeselalala.

- ¿Decías Tita?

- No nada, nada, yo aquí, esperando...

- Pero no puedo mover los brazos... - dijo Ron con un hilito de Ron.

- Pues con la boca, mira que eres exagerado, si no tienes nada - Lucius miraba a Tita de reojo con una sonrisilla malévola.

Ron comenzó a cortar las raices de Dracon con los dientes, mientras, Dracon leía un cómic.

- Papá, ¡¡me está llenando las raices de babas!!

- Cincuenta puntos para Slytherin por demostrar tener buen gusto para los ingredientes de las lociones. RON, dale tus raices a Dracon.

- Pero si no tengo... no puedo cortarlas... - Ron cada vez tenía menos voz y parecía que iba a llorar.

- Pues las de Zanky, no se va a quedar el pobre Dracon sin sus raices... esta gente, me dais asco, no atender a un pobre moribundo... - Lucius dio las raices cortadas de Zanky a Dracon.

- Lalalameloapuntoenunpositparaquenosemeolvidelalala...

Lucius se acercó a la mesa donde estaba Jermayoni con Jana y Ernie, a Ernie, del susto, se le cayeron todas las raíces al suelo.

- ¡¡Qué haces!! ¡¡Qué haces!! ¡¡Inconsciente!! - Lucius comenzó a gritarle a Ernie y éste se asustó tanto que se arrodilló a sus pies como pidiendo clemencia - ¡¡Cómo se te ocurre recoger ingredientes del sucio suelo para hacer una loción de belleza!! Lo que hay que ver, lo que hay que ver, Jana y Jermayoni, alejaos de Ernie, vaya a ser que os contagie algo... Y tú, levanta y vuelve a cortar las raices, y al final de clase será tu loción la primera que pruebe Tita, como salga mal y comiencen a salirle granos en la piel no me gustaría estar en tu pellejo.

Ernie miró a Tita y ésta le devolvió una mirada de muy mal genio.

Jermayoni iba diciéndole a Ernie los pasos a seguir en la loción para que le saliera bien, ya que ella y Jana ya habían terminado las suyas y estaban cuchicheando.

- Pues eso tía, o sea, la nueva bufanda de Madonna es lo más, te la puedes poner hasta en verano. ¿Y has visto el sombrerito que llevaba la Hilton? Por favor, qué horterada, ¿cómo pudo caer tan bajo? o sea...

- Ya os digo - Lucius se había acercado para cuchuchear con ellas - una horterada total, almenos la Lindsay no se volvió a poner esa falda-enseimada, ¿vísteis la entrega de los premios de los 40 Magistrales? según el ranking de las peores vestidas...

- Lalalaloquehayqueoirlalalala...

Al acabar la clase el profesor Lucius comprobó la loción de Ernie, le puso la loción anti estrías a Tita y vio que era correcta.

- 50 puntos para mí por lo bien que explico, si hasta el tonto de la clase lo ha entendido, soy una fiera del mundo de la educación, 50 puntos más para mí. Podéis iros, Tita, vamos a ir probando las lociones... a ver esas estrías...

Tita levantó la mano como si fuera a abofetear a Lucius, pero en un movimiento rápido se echó la mano al pelo, disimulando... Zanky no pudo ver más, había salido con toda la clase hacia el Gran Comedor, llevaba a Ron en su silla de ruedas y a Jermayoni a su lado derecho.

- Pues eso Zanky, que ya le venía bien a Tita comenzar a probar lociones.

- ¿Pero tú no estabas a mi derecha? ¿qué haces en mi izquierda?

- ¿¿¿Yo??? noooo... yo estaba aquí... ¿¿no es ese Charlie?? - señaló hacia un pasillo lateral y vieron a Charlie meterse en un aula, al poco salía Charlie... pero de un aula distinta. Los chicos se quedaron con los ojos como platos.

Zanky se sirvió una pechuga de pollo y comenzóa comer. Tenía a Jermayoni a un lado y a Ron con la silla de ruedas al otro. En frente estaba sentada Jana con la Narcy, que se veía reflejada y no apartada la vista de aquella brillante cuchara.

- Pues, o sea - dijo Jermayoni mientras pinchaba un poco de ensalada - he estado en la sesión de sauna y es flipante, después he ido a los masajes orientales, me he hecho la manicura, una limpieza de cutis y una sesión de aguas termales, me he quedado como nueva, flipante o sea.

- La Narcy es más flipante, porque la Narcy se flipa sola, la Narcy es lo más flipante que hay en Hogwarts. - La hermana de la Susan seguía hablando sin apartar la vista de su reflejo en la cuchara.

- Pero... Jerma xiquilla, yo tambié quero, ademá... ¿ande ha ido si ha etao en clase de losione? no me diga que t'ejcaquea de noxe sin desirme ná...

De pronto entró el profesor Lupino maldiciendo por lo bajo e intentando quitarse una correa lila del cuello, comió rápido y se fue.

- Tenemos ahora clase de Defensa, ¿cómo será este nuevo profesor? - dijo Jermayoni mientras peinaba a su muñeca de porcelana - con tal de que no hayan trollas la verdad es que no me preocupo... o sea.

Salieron después de comer en dirección a la clase de Defensa, por el pasillo se encontraron con Croasán, el gato de Jermayoni, y con el gato negro de la Susan, al parecer se habían caído bien, y cuando pasaron por su lado ambos gatos no apartaban la mirada de Ron, que iba en silla de ruedas, hasta que los perdieron de vista, fue un momento tenso para Ron.

Al llegar a clase vieron que todo estaba perfectamente ordenado, el profesor Lupino debía haber estado horas limpiando aquella aula. Ni una mota de polvo, las ventanas dejaban entrar más luz, hasta había reparado una parte de un muro donde había humedades y grietas.

- ¡¡Por favor!! - avisó el profesor Lupino saliendo de su despacho - dejad las zapatillas en la entrada, la alfombra es nueva. No me hagais discutir, como la chica de primero que me ha acusado de pervertido... esa mormona no quería quitarse las zapatillas sin que le arrancáramos los pies así que... no hemos tenido más remedio que... limpiarle los zapatos.

Todos se sentaron en sus pupitres y sacaron sus libros, el profesor Lupino parecía nervioso, tenía un extraño tic en el ojo, como si algo no le gustara.

- A ver... a ver chicos, esto es un desastre... haced el favor y levantaos de vuestros asientos. Quiero que los más altos se sienten por detrás y los más bajitos delante y tú... no sé qué hacer con la silla de ruedas... veamos...

El profesor estuvo tres cuartos de hora ordenando a los alumnos por tamaños y color de ojos hasta conseguir el orden buscado, Zanky acabó sentado por casualidad junto a Jana, que se había puesto roja y lanzaba miraditas a Zanky. Jermayoni estaba una fila delante y la Susan al final del todo, por ser bastante alta, y con la cara de muy mal genio, como si no le gustara que la mandasen. Ron había tenido que quedarse con la silla de ruedas fuera de clase, porque ponía nervioso al profesor al no saber dónde colocarlo.

- Bien - comenzó a explicar Lupin.- Hoy no vamos a usar libros, vamos a... - comenzó a escribir en la pizarra - estudiar los... - escribió una B - uish, me ha salido mal...

El profesor estuvo otro cuarto de hora retocando las letras de la palabra Boggart que finalmente quedaron inmaculadas en la pizarra.

- Los Boggarts, son unas criaturas sin forma... - al profesor comenzó a temblarle el ojo - que... por favor, tú, cámbiate por el que está a tu derecha.

- ¡¡Vete a la porra!! - La Susan se levantó de mal genio - a la Susan nadie la torea ¿entiendes? porque cuando la Susan se harta, se harta hoy, mañana y pasao, ¿te pispas? que si Susan pa quí, que si Susan pa llá, déjame ya en paz plaaaaasta, más que plaaaasta, arg.

- Bien, bien, pues... haz el favor de meterte un centímetro o dos en el pupitre para aparentar ser más bajita... - la Susan tenía la cara roja de ira, pero obedeció para seguir anotando sus planes de la mafia - como iba diciendo antes de que me interrumpieran... - al fondo de la clase se oía el roce de los dientes de la Susan - los boggarts son unas criaturas que habitan en lugares cerrados, no tienen forma pero... mejor será que los veáis vosotros mismos... levantaos por favor.

- ¿Ahora quiere que nos levantemos? una hora para ponernos así ¿y ahora quiere que nos levantemos? ¿pero tú de que vas? ¿eh? ¿de que vas? me estás dando una mañanita... ¿entiendes? que la Susan es muy chunga, te advierto...

Cuando todos estaban en pie el profesor agitó su varita y los pupitres y sillas se amontonaron ordenadamente en las paredes. Abrió la puerta del aula y dejó pasar a Ron, que entró con la cara llena de arañazos.

- ¿Qué te ha pasado muchacho?

- Pues nada, unos gatos que me han atacado, esos, esos que están junto a la estatua, esos que ponen caras de corderito, esos.

Plaaaas.

- ¡Ay! - se lamentó el profesor - lo siento, no sé qué me ha pasado, quería ayudarte con la silla y nada, que me ha salido un guantazo, perdona, perdona.

El profesor se dirigió corriendo a su despacho y enseguida salió limpiandose la mano que había tocado a Ron con una toallita húmeda, que después dobló perfectamente y la dejó con cuidado en la papelera, pero el ojo le siguió temblando, así que sacó la papelera de clase.

- Veamos... - Lupino hizo aparecer un armario enorme en medio de la clase, junto a las ventanas. - poneos en fila de uno, de menor a mayor por favor... no, no, mejor por orden alfabético, si, mejor de la A a la Z... a ver... - el profesor se colocó frente a la fila - el de los pelos de loco, un poco a la derecha por favor y... la chunga, medio paso a la izquierda... bien, ahora... todos un paso atrás y a 10 centímetros unos de otros por favor... a ver... ajam... un poco más... si, así, muy bien.

Diez minutos más tarde, con la fila hecha frente al armario, se dirigió al primero de la fila, que era Ernie.

- Dime Ernie, ¿qué es lo que más miedo te da?

- Mmm... el profesor Lucius...

- Lógico... bien, quiero que visualices algo gracioso... algo que te haga reir mucho. Cuando abra el armario quiero que te rias y digas con la varita: "Ridiculus", ¿queda claro?

- ¿Qué me ha dicho que haga después de abrir el armario?

Después de repetirle a Ernie tres veces la explicación, el profesor Lupino por fin abrió el armario y de él salió una cortina de humo que se transformó en Lucius Malfoy.

- Ridiculus - gritó Erny moviendo su varita.

La imagen del profesor Lucius se transfiguró, el pelo se le oscureció, le salió una cara de sicópata, con tatuales en los brazos, vestido de negro y con muchas cicatrices.

- Jijiji, jejejjee, jojojojo, jajajajajaj - Ernie comenzó a reirse, a pesar de que toda la clase, menos la Susan, estuviera acobardada por el boggart de Ernie.

- Bien... Ernie anda, vete a aquel rincón un rato... ¡¡siguiente!!

La fila se iba moviendo, el boggart cambiaba de forma cada vez que alguien se ponía frente a él. Cuando fue el turno de Jana el boggart se transformó en el Profeta, Jana lo recogió y leyó el titular "Se Prohibe la comercialización de Anisetes bajo pena de Azkaban".

- ¡¡¡¡NOOOOOOOOOO!!!! ¡¡¡NOOOOOOOOOOOOO!!! ¡¡NOOOOOO!! - Jana estaba de rodillas, gritando al techo del aula, pero intentó obedecer al profesor Lupino y pensó algo alegre, en ese momento el boggart cambió el titular "Broma del día de los inocentes".

- Ai, grasia a mi virgensita, no sabía que hoy era el día de lo inosente, qué má ando urtimamente, ya etamo en Disiembre y parese que hoy sea er primé día de clase xiquillo...

La siguiente en la fila era Jermayoni. El boggart se transformó en ella misma.

- Mira que mona estoy, o sea, qué pelo más sedoso, qué caderas más anchas... qué muslos de gorila.... ¡AAAAAAH!

El boggart comenzó a inflarse, y la imagen de Jerma acabó por transformarse en una trolla con una minifalda a rallas y una blusa a cuadros, de colores rosa y lima, con un lacito rosa en la cabeza. Jermayoni no reaccionó, simplemente se quedó mirando la trolla como si mirara el fin de los cosméticos y se cayó, sin sentido, en el suelo del aula. El profesor Lupino fue a recogerla y la fila continuó avanzando.

Ya estaba casi terminando la fila cuando llegó el turno de Ron, con su silla de ruedas. El boggart se transformó en él mismo, pasó por debajo de una escalera, se cruzó con un gato negro, rompió un espejo y llevaba un calendario de Martes 13.

- Noooooo, ¡¡¡es más especial que yo!!! no puede ser, no puede seeer - Ron comenzó a llorar - mamáaaa, quiero a mi mamáaaa.

El profesor Lupino vio que Ron apenas podía mover la varita por la escayola y lo retiró de la fila en su silla de ruedas.

La siguiente era la Susan. Todos quedaron en silencio, viendo en qué se convertía el boggart de la Susan. Una figura peluda y azul, con ojos saltones y galletas en las manos apareció frente al armario, era el Monstruo de las Galletas, el líder de la mafia de las galletas que hacía la competencia a la mafia de la Susan.

- ¡¡TÚ!! ahora te vas a enterar de lo que vale la Susan cuando está de muy mala leche ¿entiendes? mejor que reces ahora porque te voy a mandar pal otro barrio sin lengua - Susan sacó de su calcetín una navaja y fue con paso firme hacia el mostruo de las galletas, que se acorbadó y se metió en el armario. - ¡¡SAL DE AHÍ!! que tenemos cuentas que ajustar, ¡¡¡o tú o yo!!! ¡¡¡o tú o yo!!!

Después de varios minutos intentando separar a la Susan del armario e intentar hacerle ver que no era el mostruo de las galletas real, llegó el turno de Zanky, que se colocó frente al armario. El boggart se asomó un poco para comprobar que la Susan no estaba cerca y la cortina de humo salió del armario y se transformó en un dementor. Pero algo rompio el cristal de una ventana, apareció en medio del aula Tita Hagrid dando vueltas por el suelo, con media pierna llena de unas ampollas verdes.

- ¡¡A MI ZANKY NI TOCARLO!! Zanky no es la cena, no no no Lupino, tú tienes los huesos de las sobras, a Zanky no se come - Tita se puso frente al armario, pero hablaba con Lupino, el boggart comenzó a agitarse sin sentido hasta que acabó explotando y desapareciendo en la nada - ¡anda! ¿y eso?

- Era un boggart - dijo el profesor con cara de pocos amigos.

- ¿Ah si? la primera vez que veo uno... o almenos lo veo morir... y tú, cómo has conseguido desatarte de aquel árbol ¿eh? no me lo digas, ha sido Fifí la que te ha ayudado ¿verdad? oiiii como os pille por ahí solos alguien se va a quedar sin palito... - Lupino comenzó a limpiar los cristales mientras Tita seguía acosándole a preguntas - ¿Y qué es un boggart?

- Una criatura sin forma que se transforma en lo que más temes.

- Criaturita, si yo no le temo a nada... - Tita ahogó un grito - ¿lo he matado? ai pobrecito, que no he podido ni mimarlo ni nada, soy una asesina, ¿por qué seré tan dura? ¿por qué?

Zanky salió de clase, todos a su alrededor hablaban sobre lo horrible que había sido la clase, hasta la Susan decía que se iba a pelar las próximas, que ahí no entraba más. Jermayoni había recobrado el conocimiento, pero estaba muy pálida. Ron iba en silla de ruedas sin hablar y Jana no paraba de preguntar que en qué día estaban.

5 comentarios.

  1. Anónimo dice:

    Holaaa!! xD Q sepan que he estado leyendo todos estos días los 3 Zanky Potter's y estan de diez xD Me reí como una desquiciada!! xD KissazzZo!! Sigan así que esta re buenoo !! :P

  2. Kris_Gr dice:

    jaja morii con este capitulo jaja esta super jeje este lucios no cambia dandose puntos y ron ia lo veo masticando los ingredientes,pero lo q mas me gusto fue la clase de lupino ains q profesor tan aa no se como decirlo tan maniatico!! xD no genial todo, sin lugar a dudas tita es mi personaje favorito! adioz sigan asi

  3. ¡Me encanta el estilo que tienen para hacer esta historia!: Convierten lo serio de los libros en humor, y el humor en algo serio. La clase mas divertida en la historia de HP resultó ser la más dramática xD

  4. Bettynet dice:

    Vaya tela, vaya tela... estoy sufriendo por el pobre de Ron, que más desgraciaito no puede ser el angelito. Hasta Lupino le da un tortazo!! Jojojoo.
    Y tita? No le tiene miedo a nada! Qué mujer :D

  5. Kga2 dice:

    Dios, por favor no sigas Zanka, que cada vez es peor. Me das lastima.

- Copyright © Zanky Potter - Date A Live - Soporte por Blogger - Diseño por Johanes Djogan - Modificado por Zancaturno -