Lo + leído

16 mayo 2008


Capítulo 3: El Autobús Noctámbulo

Zanky estaba en la calle, con un baúl lleno de trastos. Se alejaba por la acera, no había nadie y estaba muy oscuro. Zanky se detuvo, no sabía qué hacer, posiblemente le expulsaran de Hogwarts, y no tendría un sitio donde vivir, no volvería a ver a Ron y Jermayoni, y Tita no le podría enviar sus galletas porque los loros no podrían localizarle. De pronto se levantó un poco de viento frio que movieron unos arbustos cercanos y se escuchó un estornudo, Zanky se acercó al arbusto con mucho cuidado y comenzó a escuchar un llanto débil.

- Perdone... ¿se encuentra bien?

El llanto aumentó de tono, pero parecía transformarse en un aullido, Zanky se acercó un poco más y distinguió un perro salchicha llorando, con el ocico lleno de mocos y los ojos inchados y rojos, le miraba con cara de pedir una adopción.

- Pero mira que pocholada... ¿quien te quiere a... - Zanky se detuvo, no quería copiar las frases de Tita.

De lejos apareció otro perro, más grande y fuerte que el perro salchicha, al verse entre ellos el recién llegado quiso atacarle, comenzó a gruñirle y el pobre perro salchicha comenzó a aullar más fuerte mientras corría calle abajo. Zanky quiso seguirlo pero tropezó y calló al suelo con una posición un tanto ridícula, con una mano levantada. Cuando Zanky se puso en pie encontró frente a él un autobús de dos pisos de color granate, de él salía un chico que comenzó a leer una nota.

- Bienvenido barra ida al autobús noctámbulo, el medio de transporte mágico para el barra la mago barra bruja extraviado barra ada. Soy tu nombre, esteré encantado barra ada de servirte durante tu viaje, deja que te ayude con tu equipaje barra bolsas barra pertenencias personales.

- ¿Ein?

- Que soy Stan y que me des el baúl que lo suba yo, tú entra y ponte cómodo, que tenemos prisa.

Zanky se lo pensó dos veces, aquel desconocido intentaba secuestrarle en un autobús de dos pisos y robarle sus pertenencias... pero no tenía otra opción que dejarse llevar.

- Vale.

Una vez dentro del autobús vió varias camas colgadas por las paredes en la que otros secuestrados dormían. Zanky se dirigió a una que estaba cerca del conductor, que era idéntico al feo de los Chichos.

- Y... ¿ahora qué me vais a hacer? si me quereis para pedir un rescate mi familia no pagará nada por mí, así que os podeis ahorrar cortarme un dedo.

- ¿Cómo dices? - Stan acababa de sentarse a su lado y le sacó un billete del autobús.

- Toma, no llevo más, lo siento, ya me lo habéis quitado todo - Zanky no tenía ningunas ganas de discutir con sus secuestradores. Ahora sólo le interesaba huir del pais, había hecho magia delante de muggles y seguro que ya era un buscado por la justicia.

El autobús aceleró de golpe, Zanky se asomó por la ventanilla y vio que todo a su alrededor se alejaba del autobús, lo que le permitía ir muy deprisa.

- ¿Me vais a tapar los ojos y maniatar? vaya a ser que recuerde a dónde me llevais.

- ¡Cierto! No nos has dicho a dónde quieres ir... por cierto... ¿cómo te llamas?

- Me llamo... - Zanky pensó que mejor no decir su nombre, vayan a saber que tenía oro en Gringotts - me llamo Ron Weasley, y soy muy pobre. Y... ya que me dejas elegir el destino... mejor secuestradme en el callejón Diagonal, en un zulo o algo, esa zona me la conozco.

El tal Stan, su secuestrador, abrió un periódico de El Profeta, en la portada pudo ver al mismo preso que aparecía en la televisión muggle, con los ojos llorosos y la boca de pena.

- ¿Ese es vuestro líder verdad? ¿cómo se llama?

- ¿Este? este es Sirius Black, un asesino en serie, creó una explosión delante de decenas de personas, murieron magos y muggles, fue encarcelado en Azkaban hace 13 años, pero ha escapado, nadie sabe cómo, fue un fiel seguidor de... el-que-da-yuyu-nombrarlo.

- ¿Voldiport?

- ¡¡No te he dicho que da yuyu!! Si, era muy despiadado, cuando lo atraparon estaba llorando a moco tendido, para dar pena a los aurores, ¡qué listo!. De todas formas Black nunca estuvo muy bien de la cabeza, y ahora mucho menos, los dementores y aquella presa gala del año pasado le habrán aumentado la demencia.

El autobús paraba a cada rato, dejando a las personas que iban secuestradas en sus casas. Zanky pensó que estaban siendo liberadas después de que sus familias les hubieran pagado el rescate. Finalmente llegaron a la calle donde estaba la entrada secreta al Caldero Chorreante, el local que comunicaba con el Callejón Diagonal.

- Venga, baja, ¿a qué esperas?

- Desde luego, qué poco profesionales, ni empujones, puñetados, registros... esta claro que ya no hay secuestros como los de antes, estos deben ser secuestros esprés de esos, que ni tiempo dan para una paliza...

- ¿Cómo dices? - Stan le ayudó a bajar su baúl e inmediatamente el autobús desapareció calle arriba.

- ¡¡Zanky Potter!! encantado de conocerte, estábamos muy preocupados por tí, soy Cornete Full, el Ministro de Magia, anda chico, da un paso atrás.

Zanky le obedeció y calló por la alcantarilla que comunicaba con el Caldero Chorreante.
Una vez que bajara el primer ministro lo condujo hasta su despacho, en una habitación muy bien cuidada. Zanky pensaba que iban a enviarlo a Azkaban, almenos suponía que tenía contactos con los dementores, ya que Tita había hecho tan buenas migas con ellos.

- Verás Zanky, ha llegado a nuestras manos cierta información comprometedora sobre el uso de magia delante de muggles... según las leyes deberías estar expulsado de Hogwarts, sin embargo hemos desmemorizado a la señora Marga Dursley y tus tíos aceptan que vuelvas el próximo verano con la condición de que les lleves más galletas de chocolate. Por otro lado yo hago así - Full partió un pergamino por la mitad y lo lanzó a la chimenea - y asunto arreglado, volverás a Hogwarts.

- ¡Pero no puede hacer eso!

- ¿Qué te apuestas?

- Quiero decir... ¿por qué? he inflingido la ley, merezco un castigo.

- Por favor Zanky, es normal inchar a su tía, no te preocupes... y... digamos que... por si acaso se vuelve a repetir, te hemos asignado a un guardaespaldas profesional. Te alojarás aquí hasta que comience el curso en Hogwarts.

- Menos mal, a ver si es verdad que no me vuelven a secuestrar...

Full se dirigió a la puerta y la abrió, ahí estaban, de pie, Tita Hagrid con los brazos cruzados y el plato en una mano, y a su lado, Fifí, ambas con gafas de sol y un pinganillo en la oreja.

- AY MI ZANKY MADREEEEEEEE que se ha escapado de casa, ¿te has comido todas la galletas? ¿Te has traido el libro que te regalé? ¿Tienes suficientes calzoncillos?.

- Si Tita, si... Tita, ya, ya Tita, Tita que estoy bien, Tita suelta, Tita que si, Tita, Tita, TITAAAA.

- Si, si, ya - Cuando Tita se apartó Zanky tenía toda la cara llena de besos y los bolsillos registrados - ¿qué es esta navaja señorito? es muy peligroso, sólo los profesionales como yo la usamos para depilarnos.

- Es que me lo regaló la Susan y...

- Esta Susan, que inocente que es, la pobre, que se pensará que necesitas depilación tú también, anda toma...

Tita se asomó por la puerta, y tras asentir con la cabeza Fifí saliendo corriendo, derrapó en la esquina, dio dos volteretas y miró a ambos lados del pasillo. La llama asintió a Tita.

- Bien Zanky, vamos a tu dormitorio.

Zanky siguió a Tita hasta la puerta que le indicó, pero entró ella antes y se aseguró de que todo estuviera en perfecto orden, una vez comprobado todo dejó que Zanky entrara, no sin antes matar tres mosquitos con el plato.

- He estado afinando la puntería - dijo Tita mientras limpiaba los restos de mosquito de su plato. - Bien, Fifí, vete al tejado, vigila desde arriba, yo vigilaré la puerta.... ¿en qué quedamos? te dije muy clarito que hoy te tocaba a tí el tejado.... no no no, no me vengas con esas Fifí, que eres una vaga, al tejado he dicho, ¡¡hombre ya!!.

Zanky se tumbó en la cama mientras oía a Tita discutir por quién subía al tejado. No entendía muy bien por qué tanta seguridad por unos secuestradores negados, pero así almenos se sentía más seguro... almenos hasta que Tita mirara en el baúl y viera que aún le quedaban galletas de chocolate. Intentó dormirse, pero no pudo hasta que Tita dejara de afilar su plato durante dos horas en el rellano de su puerta.

8 comentarios.

  1. Pobre zanca!!! Como eso de secuestrarloy no maltratarlo nooo :S como se atreven ¬¬ sin dudas ya no son los mismos de antes.
    xD
    Morí de risa con Tita y fifí. Era obvio que no iban a quedarse de brazos cruzados. Bueno, en realidad tita si xD

  2. ¡Sigaaaaaaaaaaaaaaaaan!

    *o*

    No puedo vivir sin zanky. Mi vida esta en sus manos xD

    BeSiToS...!

  3. Minerva dice:

    Por fiiiin, ya era hora! Espero vuestras actualizaciones como agua de mayo, y como siempre son divertidísimas.

  4. Bueno es la primera vez que comento aquí aunque me llevo mi tiempo siguiendolo pero me parece el momento para comentar XD porque cada vez esta mas genial no se como lo hacen pero lo hacen muy bien sigan así y me encanto lo de los guarda espaldas

  5. Arvisan dice:

    Zanky es un sadomasoquista. Le encanta el dolor. Pues nada, que Fifí empieze a darle coces y que Ron, su novio, está claro, haga de amo con él. Si es que este Zanky está solito en la vida y quiere carantoñas como sea.

  6. Kris_Gr dice:

    xD que me ha gustado este capitulo kmo todos los demas jaja sobre todo el falso secuestro, el perrito salchicha xD y las guardaespaldas tan monas no? yo ya quisiera tener a ese par para que me cuiden las espaldas jaja, en fin sigan asi y espero el siguiente capitulo! chau

  7. Bettynet dice:

    Jajajaa, pero qué tonto es Zanky!! Lo que me he reido con todo el tema de los secuestradores, y Zanky sin enterarse. Y tita?? Qué metida está en su papel de guardaespaldas :D

    Uy, casi me olvidaba, fantástico el fragmento que leía Stan!!!

  8. Kia dice:

    "Soy tu nombre, esteré encantado barra ada de servirte durante tu viaje"

    jajajaja todo el comentario de Stan me encanto!!

    y el secuestro jajaja, me encanta!

- Copyright © Zanky Potter - Date A Live - Soporte por Blogger - Diseño por Johanes Djogan - Modificado por Zancaturno -