Lo + leído

19 febrero 2008


Capítulo 12: La Loción Multichungos

Zanky estaba en el despacho de Dumbledore. Era una sala circular con las paredes de un color rosa, las estanterías estaban decoradas con pompones rosas. En las paredes colgaban retratos de jugadores de Quidditch cachas, también había un calendario colgado de jugadores de Quidditch posando para cada mes. Zanky se acercó a un estante y observó una colección de muñecos de aurores y una pila de revistas de consultorios de amor. Tras su escritorio colgaban retratos de antiguos directores, todos durmiendo. Y colgado en la pared estaba un albornoz rosa, justo al lado de las cortinas de color arcoiris. Zanky miró hacia el techo y se fijó en el retrato sin camiseta de Charlie que hizo Tita Hagrid a Dumbledore.

- ¡Pero si tenemos aquí a Potter! Hombre chato ¿qué tal? - La Boina Seleccionadora saltó de un estante y se posó sobre el escritorio de Dumbledore, mientras hablaba se iba cosiendo los desgarrones que le hizo Jermayoni hacía tres meses.

- Hola bonita - Zanky se arrepintió de ese adjetivo, porque la boina le echó una mirada sexy.

- ¿Cómo vas en Jaselpá, guapetón?

- Pues tirando... pero... de verdad me hubieras puesto en Slytherin?

- Pues no sé hijo, a ver, deja que te pruebe otra vez... ponme en tu bolo

Zanky agarró a la boina y se la colocó en la cabeza.

- Bien, veamos... mmm... si, es dificil, en Liceri hubieras conseguido muchas de tus metas, pero no, creo que Jaselpá es tu lugar chatín.

Zanky se quitó la boina y la dejó para que siguiera cosiéndose.

- Dale un besito a la tita Boina anda, venga, sé bueno - Un ruido parecido al que usaba Tita para afilar su plato se oía a lo lejos. - No, mejor no.

-Turururururu, tururururururu

Zanky se giró, pensó que era Dumbledore, pero no, un pavo real se levantó de su nido con mucho esfuerzo e intentó desplegar su cola, pero no pudo y una se sus plumas rozó un candil cercano y comenzó a arder. El pavo ya no hacía tururu, ahora gritaba a más no poder, estaba en llamas. Zanky intentó apagarlo, lo lanzó al suelo para que rodara, pero el pavo no rodaba, así que le pegó patadas para apagar las llamas.

Una plataforma se descoldó desde el techo, como un ascensor sin paredes que bajaba. Dumbledore bajaba en él, vestido con un camisón semitransparente rosa y con brillo en los labios.

- Hola Charlie, listo para la fiesta de disfraces? - Dumbledore se dio cuenta de que no era Charlie quien estaba apaleando a su pavo en llamas - Pero que haces bestia!!! asesino!! suelta a mi pavo Queeny, Queeny, uyee, uye Queeny!! - Dumbledore se puso el albornoz rosa y sujetó a Zanky, pero Queeny ya estaba achicharrado con las patas para arriba y carbonizado.

- Lo siento profesor, yo... yo... - Zanky se sentía raro, era la segunda vez en un día que le llamaban asesino por varios motivos.

- Lo has matado!! mi pavo real, mi Queeny... sniiif - Dumbledore se secó las lágrimas con un pañuelo rosa. - en fin, ya estaba vejete... qué muerte más brusca ha tenido, pues nada... ¡Anda mira! su huevo se está abriendo.

Del nido relucía un huevo blanco que comenzaba a abrirse, se agrietaba y salía una cabecita con un pico.

- Qué pocholada, lo llamaré Queeny II, en honor a su padre. - Dumbledore se quitó el brillo de labios y miró a Zanky - esta raza de pavos reales son muy fuertes y cachas, capaces de volar con grandes cargas, y su saliva es curativa, por eso lo tengo como mascota, bueno, aparte porque a Charlie le chiflan los pavos.

- Tururu

- Si, mira, ha reconocido a su abuelito...

Unos ruidos llegaron desde el exterior del despacho de Dumbledore, unos pasos apresurados se presentaron frente a ellos.

- TÚ, marrana, te voy a a hacer más descosidos que los de las suelas de los zapatos de un centauro, acosar a mi Zanky, ¿será posible? - Tita estaba apuntando con su plato hacia la Boina seleccionadora.

- Que no Tita, mujer, que al final na de na, que solo la cabeza, de verdad. - La Boina parecía suplicarle a Tita.

- Está bien, porque eres la enemiga número uno de Jermayon...

- No me menciones ese nombre.

- y los enemigos de mis enemigos son mis amigos. Anda, deja que te remiende esas costuras.

Tita comenzó a coser los descosidos de la Boina cuando se dio cuenta de que no estaba sola.

- Aiba la osa! qué susto me habéis dado, no sabía que había nadie aquí, perdona Dumbledore - Tita se hacía la inocente - pero sea lo que sea, mi Zanky no ha hecho nada.

- Tranquila Tita, si yo...

- Que no, que no, que no y mil veces no, me apuesto mi plato a que no ha sido Zanky el que ha hecho eso que... lo que haya hecho vamos.

- Sí, te comprendo, pero...

- Que no leñes, que él NO ha sido, mi pobre Zanky, acusándolo de... eso de lo que se le acusa, pobrecito mio - Tita abrazó a Zanky.

- Tita, me dejas hablar ya? - Dumbledore consiguió silenciar a Tita. - no creo que Zanky haya paralizado a esas alumnas.

- Que has hecho qué? Oi Zanky no me esperaba eso de ti, en serio. ¿Desde cuando paralizas a la gente sin mi permiso? Zanky, no, no y no, no puedes seguir así...

- Pero que digo que no...

- No Dumbledore, por favor, esto es serio - Tita pegó una colleja a Zanky.

- Au.

- Ni au ni alcachofas a la vinagreta, aquí no se petrifica a nadie, te estás juntando demasiado con Jermayoni, ya sabía yo que no era trigo limpio...

- Tita por favor, que Zanky no ha sido, o eso creo... - Dumbledore no perdía la calma.

- Si es que me liais, no os explicais y me liais, en fin, pues nada... - Tita se fijó en el pavo que había en el suelo asado. - Anda, la cena - Se agachó a por el pavo y salio del despacho dejando a Dumbledore con la palabra en la boca.

- En fin, adios al funeral de Queeny... Zanky, tienes algo que contarme?

Zanky oía voces extrañas, Lojar le amenazaba con denunciarle, estaban preparando la loción Multichungos, Lucius lo humillaba, todo el colegio pensaba que él era el heredero de Slytherin...

- No, nada, todo normal, como siempre, vamos... - Lo bien que se le daba mentir a Zanky...

- Bien, entonces ya puedes marcharte Zanky - Dumbledore se quedó solo acariciando a Queeny II.


[...]


Los siguientes días Zanky se sentía como un asesino, allá por donde iba todos se echaban a un lado a cuchichear, ahora sabía lo que sentía la Susan. Jermayoni y Ron eran los únicos que le hablaban. Jana siempre iba vestida de negro, con un velo y un abanico negros, porque estaba de luto por la Susan.

- Ai la Susan, la mejó de toas y va y se no ha ido pal otro barrio por curpa del que habla mursiano, aaaaiiii que pena má grande, aiiiiiiiii que doló, qué dolóooo.

- Jana tia, que no se ha muerto, o sea, que está como una piedra, nada más, qué exagerada eres, de verdad.

Se acercaban las fiestas navideñas y la inmensa mayoría de los alumnos dejaron el castillo para ir a visitar a sus familiares. En Hufflepuff sólo quedaron Zanky, Ron, Jermayoni y Charlie. La mañana de navidad Jermayoni entró en el cuarto de los chicos con unos paquetes.

- Chiquis, Papá Noel ha llegado con regalos, tomad.

- Papá Noel? Dónde? Dónde? - Ron parpadeaba mucho, le costaba abrir su regalo, un rotulador rojo. - ¿Y esto?

- Fijo que lo necesitarás de nuevo para pintarte o el pelo o las cejas, o sea, Zanky, abre el tuyo.

Zanky abrió su paquete, era un traje muy caro y de marca.

- Es ideal para tí, además pega mucho con tus ojos, pero ojo, no te lo pongas si no es una ocasión especial, así que ya estás guardándolo bajo llave para Noche Vieja, lo pasaremos juntitos aquí, comiéndonos las uvas, qué ilu, o sea.

Zanky vio un sobre sobre su cama, lo abrió y leyó: "Jalá te muera lo ante posible pa podé quemar tu hueso, mardito, te voy a poné do vela negra Sanky, Fimao: Anónima P.D.: te queda sin anisete ete año, pendejo!! má que pendejo!!"

- Chicos, después de peinarme un poco más vamos a buscar el último ingrediente para la loción multichungos: pelos. Esta noche entraremos en Slytherin, yo ya me he comprado mi modelito verde, vosotros tendreis que robar uniformes... como delicuentes.

Se reunieron en el Gran Salón para desayunar. Jermayoni estaba comiendose una magdalena baja en calorías mientras les explicaba el plan:

- Bien, o sea, el planing es el siguiente: aquí teneis dos billetes muggles, sé que a los mafiosos les encanta el dinero muggle, me lo contó la Susan...

- Ai la Susan qué penita má grande que la ha matao el mursianoooo...

- esta Jana está cada vez peor... ha vuelto antes de tiempo de las vacaciones porque sus padres están de gira por Europa... ayer la ví dejando flores y velas en el lugar donde petrificaron a la Susan, rezando dos padres nuestros a la virgen del Rocío. - Jermayoni prosiguió su explicación - aquí tengo unos billetes que le sobraban a mis padres - Jermayoni sacó una bolsa enorma repleta de billetes de 100 € - están embrujados para que al mínimo contacto se duerma quien lo toque - Ron ya estaba tocando los billetes y cayó dormido - en fin... te lo explico a ti y luego ya si eso que se entere el colorao... o sea, trata de que os dejeis robar por el Corleone y el George cuando estén solos. Cuando se duerman ponedles esta crema, es divina para las ojeras, y le robais los uniformes y un pelo a cada uno, los usaremos para transformaros en ellos. Yo ya tengo mi pelo de una Slytherin. Así que... os espero esta noche en la sede de Radio Baño - Jermayoni se levantó - chaíto!!

Cuando Jermayoni salió del Gran Comedor Zanky se fijó en que todos estaban mirándole, seguro que se pensaban que había matado a Ron, porque estaba encima de la mesa. Decidió levantare la cabeza para que no se ahogara con el bol de leche.

Dos horas más tarde Ron despertó.

- ¡Oh no! no veo!! no veo!! me he quedado ciego!!

- Calla! que nos van a descubrir - Zanky encendió una luz usando su varita - estamos escondidos en el cuarto de los mochos, cuando yo te diga salimos, tú solo sígueme la corriente.

- Vale, seguir la corriente se me da muy bien.

Zanky vio a Corleone y a George por uno de los pasillos, contando galeones.

- ¡Ahora!

- Corriente!

- Que salgas ya memo!

- Voy, voy...

- Pero si tenemos aquí a mi hermanito Ron... qué tal? ese pelo ya es natural o te sigues pintando? - George toco la cabeza de Ron y se miró el dedo - ah no, que ahora usa mochos, jajaja

Ron se quitó el mocho que tenía en la cabeza.

- No soy ton...

- to, soy especial, que si, que si, lo que tú digas...

- Qué llevas ahí Potter? huelo dinero - El Corleone realmente localizaba el dinero a la legua. Zanky enseñó la bolsa.

- Si, llevo aquí unos 100.000 € para mandar por loro a las víctimas de los accidentes de... escobas embrujadas de... el Sahara. Espero que nadie me lo robe verdad Ron?

- Sí, llevo aquí unos 100.000 € para mandar por loro a las víctimas de los accidentes de... escobas embrujadas de... el Sahara. Espero que nadie me lo robe, verdad Zanky?
Zanky se echó una mano al frente.

- Mmm... dinero fresco... esto es un atraco - George y Corleone se pusieron unas máscaras de ladrones - dadnos esa bolsa u os quedais sin suministro de magdalenas y bollos.

- No sé para qué os poneis las máscaras si sabemos quienes sois pero... bueno, vale, todo sea por las magdalenas... verdad Ron?

- No sé para qué os poneis las máscaras si sabemos quienes sois pero... bueno, vale, todo sea por las magdalenas... verdad Zanky?

Zanky se vengaría de aquello.

- Así me gusta, enseñadme esos billetes - Zanky abrió la bolsa, George y Corleone tocaron los billetes y en el acto quedaron dormidos, también Ron, que no recordaba que dormían al tacto.
Zanky se ocupó él solo de esconder a George y Corleone en el cuarto de los mochos, quitarle los uniformes con cuidado para no pincharse con las armas que llevaban, arrancarles unos pelos y de despertar a Ron a base de pellizcos.

A la noche en la sala común estaban Jermayoni, Ron y Zanky preparándose con los ingredientes y los uniformes. En los dormitorios se oía a Jana lamentarse.

- Ai mi Susan que me l'han matao!!! Ai que disgusto má grande pa la humanidá!! Aiiiiii, Aiiiiii que penita má grande, que el mursiano la ha matao, ahiiiiiiii virgensita mia de mi amore, cuida de la Susan que en pá descanse.

- Vámonos antes de que empiece a cantarle una sevillana - Jermayoni se metió bajo la sábana invisible y salieron de la sala común oyendo a Jana comenzar a cantar y dar palmas.

- Ai que mis palmas te gusten a ti, ai que mi niña venga ya pa mi, ai yo te canto pa tenerte aquí, ai yo te extraño dime argo a miiiiiii

Al llegar a Radio Baño se percataron de que Myrtle la cotilla no estaba. El caldero estaba sobre la Magimix, que se había comenzado a oxidar por el agua del retrete.

- ¿Creeis que Tita se enfadará si le devuelvo la Magimix?

- Yo que tú se la devolvía sin que se dé cuenta... más que nada por tu pelo

- Glup, está bien - Jermayoni se acarició el pelo. - O sea, ahora - Jermayoni estaba repartiendo un líquido verdoso, espeso y burbujeante en tres vasos - metemos los pelos en los vasos y nos los bebemos... eso nos transformará por una hora, después bajamos a las mazmorras a buscar la sala común de Slytherin, sacamos la información que queremos de Dracon y volvemos pitando al Baño ¿entendido?

- ¿Qué había que hacer después de meter el pelo? - Ron parecía confuso.

Dos placas placas más tarde estaban cada uno en un retrete. Zanky oyó beber a Ron, quien gritó un insulto fuerte por el sabor de la loción y comenzó a agitarse violentamiente en su retrete.

- Jermayoni, Jermaaaa!! al fin te encuentro - era la voz de Myrtle la cotilla - Tengo un cotilleo que es lo más, ven corre!!

- Ahora no puedo Myrtle, ¿de qué trata?

- El mafioso, que se está enrrollando con varias alumnas a la vez!!

- Osplas!! Chicos, o sea, es urgente, id sin mí y luego me contais, tengo que enterarme de lo del Corleone, ahí os quedais, suerte! o sea que fuerte tía, ¿y qué corresponsal te lo ha dicho? ¿es de fiar? ¿cuánto lleva engañando a la Susan? - Jermayoni salió del baño tras Myrtle.

Zanky tomó un sorbito de la loción, sabía a ajo mezclado con espinacas y con un ligero toque a gasolina y carmín. Era asqueroso. A los pocos segundos su cuerpo comenzó a cambiar, sus huesos se alargaban, su pelo se volvía pelirrojo, su piel se estiraba.

Después de ponerse el uniforme de Slytherin salio a ver a Ron.

- Corleone!! digo... Ron, ¡¡Vístete!!

Al salir del baño, ya vestidos como Slytherins, fueron corriendo hacia las mazmorras. En el camino se toparon con una chica con el pelo arborotado y las medias de color, una chica yeyé como las de ayer. Tenía el carmín corrido y cara de satisfacción. Tras ella Charlie salió de un aula vacía con manchas de carmín en las mejillas, mirando a ambos lados y viendo como la chica subía por las escaleras.

- ¿Qué hacéis aquí? deberíais estar en la sala común de Slytherin, ya es tarde. - Charlie les miraba con mala cara.

- Dirás de Hufflepuff - Zanky pegó un codazo a Ron - digo... si, si ya íbamos para allá... es que hemos estado jugando al escondite.

Charly les miró con cara extraña, pero les dejó seguir su camino. Afortunadamente se toparon con Dracon en un pasillo.

- ¡Eh! Dracon!

- Sí señor, a sus órdenes - Dracon les beso las manos.

- Puaj... digo... bien, vamos a la sala común, queremos hablar contigo.

- Si, si, después de vosotros.

- No no, tú delante.

- Si señores, si, a vuestra merced.

Siguieron a Dracon, que temblaba como un flan. Llegaron hasta un retrato de una trufa que les pidió la contraseña.

- Mmm... trufa...

El retrato se abrió y entraron en la sala común de Slytherin. Era un lugar iluminado con artorchas de oro. Las paredes estaban frias. Una alfombra alargada verde aterciopenada comunicaba la entrada con el fondo de la sala común, donde estaba el profesor Malfoy sentado en un trono de oro, con una corona brillante, dos alumnos abanicándole, otro haciéndole una manicura y otro masajeándole los pies. Tras él estaba un enorme retrato de Betty Slytherin, con una sonrisa malévola y una mirada que decía "yo molo".

- Jolín, que lujo, nosotros con sillones de piel de vaca y ellos con tronos de oro...

- Cómo dice padrino?

- Nada que... llévanos a tu dormitorio, queremos hablar contigo a solas.

- Hijo, encima de tu cama te he dejado el traje para mañana, cuidado con los calzoncillos que están recien planchados - Lucius hablaba a gritos desde el fondo de la sala común.

- Si papi - Dracon se puso rojo.

Zanky y Ron siguieron a Dracon hacia su dormitorio, que era sólo para él, con sábanas de seda dorada. El armario estaba abierto, así que pudieron ver montones de objetos amontados en montañas sin orden, robados supuestamente por Dracon.

- Un té?

- No gracias... esto... ponnos al día.

- Bien, pues ya controlamos el tráfico de magdalenas, los de Ravenclaw se nos resistieron pero hemos conseguido un acuerdo, eso si, ya hemos eliminado las pruebas del crimen... después tenemos un retraso sobre el pedido de gomaespuma que...

- No! me refiero a que nos cuentes todo lo que sepas de la suit secreta.

- Am, pues... según mi papi la suit se abrió hace 50 años y una sangre cochina murió, también me ha dicho mi papi que no me meta en nada relacionado con la suit, porque según mi papi no sabemos quién está detrás, mi papi y yo esperamos que la próxima en caer sea la sangre cochina bien vestida de Jermayoni. Bueno, más yo que mi papi. - Dracon hablaba como un niño pequeño.

- ¿Entonces no tienes ni idea de quién es el heredero?

- No, pero la mafia sigue investigando... os imaginais que es el tonto de Ron Weasley? jajaja - Dracon reia con ganas.

- Especial!! es especial!!

- Si, señor, especial - Dracon agachó la cabeza. - por cierto... te están saliendo pelos pelirrojos...

- ¡Ah! si... es que... es sangre... antes nos hemos peleado con la mafia de las galletas y... bueno...

- Esa mafia de las galletas no la tiene jurada - Dracon se puso serio - sobretodo su líder: El monstruo de las galletas.

- Pues eso Dracon, que nos vemos luego, haz.... 50 flexiones, adios!

Zanky y Ron salieron corriendo de la sala común, después de que varias chicas intentaran besar a Ron con su disfraz de Corleone.

Cuando llegaron a Radio Baño encontraron a Jermayoni angustiada esperándolos, no los dejó reposar, ya con sus auténticos cuerpos.

- ¡Contadme! ¡contadme!

- Pues... Dracon no es el heredero, ni Lucius, lo hemos visto en su trono de la sala común...

- ¿Y cómo iba vestido el profesor Malfoy? ¿lo visteis?

- Pues... no sé, corona de oro, ropas de seda...

- ¡Qué estilazo tiene Lucius! qué envídia - Jermayoni ponía cara de ilusión.

- ¡Contadme del Corneone! habéis descubierto algo? - Myrtle acababa de llegar y les intentó sacar información para sus cotilleos.

- Mmm... bueno, Ron se hacía pasar por corleone, le han estado acosando un par de chicas.

- Serán lagartas.... por la pobre Susan, quiero decir - Jermayoni desvió la mirada.

- ¡No me digas! - Myrtle comenzó a lanzar papeles a los retretes- entonces el rumor es cierto, el Corleone ha estado engañando a la Susan!! tengo que informar a mis cotillas...

[...]

Apenas habían alumnos en el colegio, pero Dumbledore tuvo la genial idea de hacer una fiesta de fin de año en el Gran Comedor. Cuatro horas de espera para que Jermayoni y Jana bajaran de la sala común, y bajaron totalmente distintas, costaba reconocerlas, sus tacones les hacían más altas y sus peinados llevaban tanta laca que hasta les costaba girar la cabeza. Llegaron a la fiesta y vieron un pequeño escenario con una bruja rodeada de micrófonos, haciendo pruebas de voz. Al lado habían situado un reloj enorme para las campanadas de fin de año, y sobre las mesas había toda clase de aperitivos, con las uvas ordenadas de 12 en 12.

Jana localizó la bandeja de anisetes y se separó del resto. Dumbledore llegó al Gran Comedor vestido con una túnica rosa chillón y un peinado hecho con trenzas hasta en la barba, y un abanico rojo pasión, además de unos coloretes sospechocos... hasta parecía más alto. Estaba persiguiendo a Charlie Weasley, que iba vestido muy elegante con un esmoking.

- ¡Hola! ¿Cómo estais? - una alumna de Gryffindor se les acercó, habían compartido clases con ella - ¡qué xou! qué de guapos estáis, sobre todo tú Jermayoni.

- Ja ja, lo sé - Jermayoni intentó atusarse la melena, pero se le quedó la mano pegada al pelo por la cantidad de laca que tenía. - Mmm... ahora vuelvo, voy a retocarme al baño.

Oyeron unas trompetas y una alfombra roja se deslizó sobre el Gran Comedor, era la llegada de los Malfoy. Lucius entró primero, con porte imperial, u su bastón de serpiente, saludando a todos con la cabeza. Tras él entró Dracon, mirando de reojo las uvas.

- Ya estoy aquí - Jermayoni había vuelto del baño, había conseguido despegarse la mano - ¿qué es eso?

Un mono marrón entró en la sala, tenía pinta de mal genio y miraba a todos de forma desafiante, incluso los miembros de la mafia del Corleone sacaron sus armas por si hubiera un ataque.

- Chito, chito!! - Tita iba tras él, con un lazo lila en la mano - espera que te ponga el lacito!!

- El lacito, los micrófonos - la música sonó y la bruja cantante ya estaba cantando.

- ¿Ese mono es tuyo Tita? ¡qué xou!

- Si niña mona, es mio - decía Tita mientras ponía el lacito lila al mono, que miraba a todos con odio - me lo ha regalado mi hermana Mary Floopy por navidad, más maja que es mi hermana...

- Las hermanas, los micrófonos! - la cantante se estaba animando.

El mono se lanzó sobre Ron, comenzó a arañarle la cara y el chico gritaba mientras Tita conseguía darse cuenta de que Jermayoni estaba presente, aunque le costara reconocerla se había jurado que esa noche ajustaría sus cuentas con la pija.

- ¡Chito! ¡Chito! digo... Chusaaaa, chusaaaa Chito, suelta a Ron - Tita consiguió separar a su mono de Ron, aunque las uñas le habían dejado a Ron con marcas en la piel.

- Tita, o sea, vamos a ver, ¿qué me has traido para esta fiesta tan importante? si parece que vengas vestida de australopitecus...

- Oi Jerma, no me digas, qué encanto de niña - Tita pellizcó una de las mejillas de Jermayoni - pero este es el traje de festividad de los galos, y a mí me gusta mucho, porque es mio, sabes guapa?

- Tita... me haces daño o sea...

- Ui, perdona bonita...

- Las bonitas, los micrófonos.

Todos bailaban, Dumbledore el que más, hasta se atrevió a subir al escenario a cantar una balada dedicada a todos los pelirrojos cachas del colegio, Ron se sintió identificado. Llegó la hora de las campanadas.

- Rápido! todos, agarrad las uvas de las mesas, que comienzan!

- Las uvas, los micrófonos!

Pero faltaban uvas, Dracon se había encargado de robar tres uvas de cada recipiente. Todos estaban listos, mirando el reloj y esperando el momento.

Dong!

Dong!

- Y dos!! - Tita hizo un movimiento gracioso con la cabeza.

Dong!

- Y vamos con la tres!! - Tita miraba de reojo a Jermayoni, para asegurarse que la estaba viendo.

Dong!

- Y ya estamos con la cuatro!!

Jermayoni de la risa se atragantó, comenzó a toser y toser sin parar.

- Que se nos ahoga!! - Tita se puso tras Jermayoni y lanzó un golpe fuerte y seco tras la chica, que salió disparada hacia la pared.

- Se ahoga, los micrófonos.

Tita salió corriendo hacia Jermayoni y comenzó a pegarle golpes contra la pared, espachurrándola contra el muro. Paró en seco, la lanzó al suelo y comenzó a saltar encima de ella.

- ¡Qué xou!

- Que la mata!! que me mata a la Jerma, xiquilla!! que se la va a cargá!!! que arguien la detenga, ausilio, ausilio!! d'ande narise han salio lo mono? - Chito se abalanzó sobre Ron y comenzó a tirarle del pelo, arrancándole mechones de pelos pelirrojos. Charlie intentó ayudar a su hermano pegándole al mono, sin darse cuenta de que la cabeza de Ron estaba tras Chito.

- Los monos, los micrófonos

Tita levantó a Jermayoni , se la subió al hombro e hizo un movimiento de lucha libre, cayendo con todo su cuerpo sobre Jermayoni.

- ¡Qué xou! ¡qué xou! ¡ qué xou!

Dumbledore consiguió detener a Tita Hagrid justo antes de que empezara a golpear a Jermayoni con su mazo.

- Que no Dumbledore, que no ve que se nos ahoga?? tendré que ayudar a la pobre chica no? si ya está casi, no se preocupe, todo bajo control, tres mazazos y lista, como nueva, no ve lo feliz que está? - lo único que quedaba intacto de Jermayoni era su pelo, que apenas se había movido.

- Los felices, los micrófonos - la cantante parecía que ni se daba cuenta de lo que pasaba a su alrededor, sólo miraba con cara de alucinación sus múltiples micrófonos mientras sonaba la música.

Al cabo de diez minutos, y tras una charla muy conviente de Dumbledore, Tita cedió que se la llevaran a la enfermería junto con Ron, a quien apenas le quedaba pelo y cuyos ojos estaban morados por los golpes de Charlie. La señora Pomfrey pidió una explicación de lo que había pasado para poder usar sus medicinas.

- Pues nada - explicó Tita - un pequeño atragantamiento con las uvas, si es que come como una desaboría. - la señora Pomfrey lanzó una mirada de desconfianza a Tita - y a mi Ron le ha atacado un mono con lacito.

3 comentarios.

  1. Venga, esta vez es fácil... ¿cuál es el personaje de HL oculto? XD

    Este capítulo, sobre todo el final, es lo más loco que hemos escrito HASTA AHORA, tenéis que ver el final del próximo XD.

    Gracias sofi por las imágenes, nos tienen fascinados :P

  2. ¡Qué buen capítulo! ¡No he parado de reir ni un segundo! ¡No sabía como aguantarme la risa para no parecer loca!

    Las mejores cosas:

    *El pavo quemado, pobre!!! xD
    *Jana con su carta anónima xD
    *Ron repitiendo todo lo que Zanky decía xD
    *El triste final de Hermione xD

    ¿Qué onda Charlie con esa chica? Y si Dumbledore se entera?? De seguro le pide prestado el plato a Tita xD

    ¿El personaje de HL puede ser alguna jefa de casa?

    Gracias a ustedes por la historia =D Sigan!!!

    BeSiToS...!

  3. Bettynet dice:

    Definitivamente no valgo para los personajes ocultos, no pillo ni uno, así que ni lo intento >.<

    Pero el capítulo genial!! Me partía de risa con la manera de Ron de llevarle la corriente a Zanky, cuando se encuentran con Dracon, su conversación sobre las distintas mafias... pero el remate del tomate ha sido la fiesta con esa cantante :') Me ha encantado!!!

- Copyright © Zanky Potter - Date A Live - Soporte por Blogger - Diseño por Johanes Djogan - Modificado por Zancaturno -