Lo + leído

17 diciembre 2007


Capítulo 15: El Bosque Prohibido

La profesora MacGonagall les llevó a su despacho, los cuatro alumnos se sentaron frente al escritorio, asustados. La profesora se sentó y dejó las gafas cerca de Dracon, que las miraba sospechosamente.

- Profesora – Dracon no apartaba la mirada de las gafas – ¿he oído antes “cuatro”?

- Así es Dracon, a pesar de que tu finalidad era honorable estabas despierto a destiempo. – La profesora juntaba mucho los labios para hablar – Al parecer Zanky y Jermayoni han querido engañarte, Dracon, sobre un leganessy, y Ernie os intentó avisar y ha corrido la misma suerte. Así que 50 puntos menos para cada uno de vosotros, y además, Dracon ya estás soltando mis gafas, se os castigará, recibiréis un loro en estos días sobre el castigo.

Jermayoni estaba asustada, para ella “castigo” era sinónimo de fregar suelos. Dracon consiguió salir del despacho de la profesora con un tintero y Ernie estaba enfadado con Zanky y Jermayoni, pensaba que le habían tendido una trampas.

Los días siguientes todos les miraban con mala cara, era la primera vez que Hufflepuff estaba primero en la copa de las casas, pero por culpa de ellos habían bajado y Slytherin recobró su primer lugar. Los compañeros de casa les ignoraban y se alejaban de ellos, incluso Jana dejó de hablar a Jermayoni, lo que hizo que la chica cayera en una depresión.

- Mi peor pesadilla, no soy popular, la gente me odia, Jana me odia... – Jermayoni estaba sentada en el suelo de la sala común abrazando sus rodillas y balanceándose hacia delante y hacia atrás. – He perdido mi lima de uñas, nos van a castigar, nos van a castigar.

Zanky y Ron nunca habían visto así a Jermayoni, no llevaba las uñas pintadas, la ropa era la misma que ayer y el pelo lo tenía desordenado en un intento de coleta. Intentaron animarla.

- Tranquila Jermayoni, no es para tanto, venga, vamos a comer algo – Ron intentó levantarla para llevarla a la sala común.

- Quiero chocolate, quiero... quiero anisetes. – Jermayoni estaba francamente mal.

Subieron al Gran Salón, Zanky, Ron y Jermayoni se sentaron solos en un extremo de la mesa de Hufflepuff. Zanky se propuso que jamás se volvería a meter en problemas, no volvería a salir bajo la sábana invisible.

- Zanky, Zanky, ¿puedo hablar contigo a solas por favor? – Era Charlie, lo llamaba desde la puerta del Gran Salón. Zanky salió arrastrando los pies, esperando que le regañara.

- Zanky, me han contado lo que pasó anoche, el profesor Dumbledore me ha tenido en su despacho esta mañana para explicarme todo, me ha explicado lo de la leganessy, según él era verdad, y me ha pedido que os ayude si me necesitáis para defenderos del resto de compañeros, así que si necesitais algo... ¡COPA!

Charlie salió corriendo persiguiendo la copa plateada que se escondía por los pasillos. Zanky se giró y vio a Jermayoni dando pan a unos loros que estaban donde antes estaba Ron, de Ron no había ni rastro. Decidió hacer el intento de buscar la copa, tal vez si la encontrara recobraría la alegría.

Salió corriendo por donde se había ido Charlie, subió dos pisos y atravesó decenas de pasillos, sin dirección, se había perdido, las armaduras le habían arreado cuatro capones y estaba cansado, ni rastro de la copa. Se acercó a un aula que estaba abierta, de donde salían unas voces.

- No, no, por favor, no más, n-no más... es-está bien, lo haré l-lo haré.

Era el profesor Quirrell, parecía muy asustado y salió del aula corriendo. Zanky bajó enseguida al Gran Comedor, pero Jermayoni y Ron ya no estaban allí. Al bajar a la sala común y entrar allí los vio. Jermayoni estaba tapada con una manta viendo el fuego de una chimenea y Ron ajustándose el peluquín que le había regalado Tita, aunque aún le costaba pintarse las cejas iguales y sin la ayuda de Jermayoni.

- Chicos, chicos, la paloma ha caído, el halcón sabe donde está el nido con el huevo. – Zanky hablaba en clave, pero parecía que no le entendían.

- ¿Ein? – Ron miró a Zanky con cara de desconfianza.

- Que Quirrell ha confesado a Lucius cómo pasar por su hechizo protector, lo he oído – Zanky hablaba en voz baja, para que nadie oyera.

- ¡Por mi lápiz de labios! Esto se pone interesante – Jermayoni había resucitado, le quitó el espejo a Ron y se retocó el pelo – ya sólo falta que sepa pasar a través de Pelusita, tenemos que hablar con Tita.

- ¡Eh! Ese espejo es mío, mira, ya me he pintado mal la ceja. – Ron intentaba borrar la marca con saliva.

- ¡Deja guarro! Ya te las pinto yo... – Jermayoni no pudo ayudar a Ron, dos loros violetas entraron por los conductos de comunicación, uno se dirigió a Jermayoni y otro a Zanky.

- Oh, oh... – Zanky abrió el sobre y leyó en voz alta – “Esta noche Vitch os espera en el cuarto de la limpieza, a las 22:00 en punto, para hacer efectivo vuestros castigos.”

Al levantar la vista de la carta, Zanky vio a Jermayoni como antes, abrazada a sus piernas y con la cara tapada.

- El mocho no, el mocho no... – Jermayoni estaba acabada.

(...)

Aquella noche Zanky tuvo que empujar a Jermayoni hasta el cuarto de la limpieza, donde encontraron a Ernie y Dracon discutiendo, Vitch aún no había llegado.

- ¡Que me sueltes! – Ernie intentaba librarse de Dracon.

- Ajhretjjigre kirrralorttjhg – Dracon hacía ruidos muy extraños, parecía una rata gigante buscando queso.

- Que no llevo nada, ¡déjame! Ernie le empujó y Dracon cayó al suelo, se acababa de dar cuenta de que ya no estaban solos.

- Por tu culpa Zanky Potter, mi padre no ha podido hacer nada para evitar el castigo, pero me ha jurado que te hará sufrir en clase. –Ron puso cara de repulsión.

- Pos mu bien – Zanky ya estaba más que acostumbrado a las amenazas.

- Pos eso.

- Pos vale.

- Pues mira tú.

- Pos si miro

- Como no os calléis os pego un guantazo a cada uno – Jermayoni parecía violenta, su varita echaba chispas.

De lejos vieron un farol acercarse, era Vilch y venía con un saco para cada uno.

- No por favor, barred no señor Vilch, de verdad, por favor, por favor – Jermayoni estaba arrodillada a los pies de Vitch.

- No, tranquila, no haréis esta noche trabajo de elfos, acompañadme por favor. – Vitch los guió hacia fuera del castillo, en dirección a la cabaña de Tita Hagrid. – Antiguamente los castigos eran más dolorosos, muchas veces los alumnos castigados eran obligados a poner las mesas incluso servir los desayunos, pero el Ministerio lo abolió por ser demasiado cruel, esta noche acompañaréis a Tita dentro del bosque, tiene que buscar unas cosas en él... aquí los tienes Tita.

- Muchas gracias Vitch... ¿Y Jermayoni? – Tita parecía muy animada, Zanky no entendía el por qué de ese interés repentino por Jermayoni.

- ¡Oh! Debe haberse perdido por el camino, ¡mira! Allí viene, bueno, me despido, volveré en tres horas Tita, cuídamelos, que no pase como la otra vez... – Vitch comenzó a andar hacia el castillo de vuelta.

- Si Vitch, tranquilo, una y no más – Tita no parecía preocupada.

- ¿Qué pasó la otra vez Tita? – Ernie estaba asustado, cualquiera lo estaría si se hubiera olvidado la varita en el dormitorio.

- Nada, nada, sólo que perdí a una alumna muy pedante en el bosque, la encontraron a la semana vestida como una primitiva y tardaron dos semanas en volver a enseñarle a hablar – Tita parecía feliz cuando Jermayoni se unió al grupo.

- O sea, lo siento, es que hace fresco, he ido a por mi abrigo de marca, abriga que no veas, Tita, me estás dando frio con ese top, o sea. – Jermayoni llevaba en una mano su maletín de maquillaje.

- Si, si, has hecho bien trayéndote refuerzos... – Tita sonreía malévolamente. – Os voy a explicar qué haremos esta noche. Tenemos que recoger unas setas especiales, son un hongos que sólo salen por la noche en ciertas zonas del bosque prohibido. Esas setas tienen un sabor a mil demonios, sólo las personas más desesperadas son capaces de comérselas frescas, y todo por unas horas más de vida, son unas setas muy especiales, pero pican que no veas. Bien, esas setas las queremos para destilarlas, de ella se extrae un jugo muy especial y delicioso que necesitan en las cocinas de Hogwarts. Encended vuestros candiles por favor. Y ahora, nos dividiremos en dos grupos, grupo de las mariposas formado por mí, Jermayoni y Zanky, y grupo de las amapolas formado por Ernie y Dracon.

- Vale, pero nos llevamos a Fifí. – Dracon parecía estar jugando en un casino.

- De acuerdo, pero te advierto que es una cagueta. – Tita guió a la llama Fifí hacia Dracon – recordad, si encontráis las setas, que son de un color rosa chillón, como mi nuevo pelo, lanzad chispas azules con la varita, y si estáis en peligro lanzad chispas rojas. Tu Ernie... si estás en peligro chilla lo más fuerte que puedas. Bien, preparad los sacos... Dracon, ¿qué llevas en el saco que lo tienes medio lleno?

- Na-nada, son las arruguitas del saco, nada más... – Dracon salió a andar antes que el resto.

Tita, Zanky y Jermayoni siguieron una senda estrecha llena de ramas y musgo, los árboles eran frondosos y a veces se oían ruidos extraños a lo lejos.

- Estas semanas apenas he encontrado esas setas, sólo restos, como si alguien se las estuviera comiendo, pero ningún habitante del bosque se atrevería a comer eso, su sabor es insoportable, vamos, que me estoy muriendo desangrada y antes me muero que comerme una, puaj, oh, lo siento guapa, ¿te ha dado la rama? – Tita se giró y comprobó que había fallado – vaya...

- ¿Qué criaturas viven en este bosque Tita? – Zanka estaba un poco preocupado.

- Pues... centauros, hombres-lobo, lobo-hombres, aliens, boas constrictors, cosas normalitas... – Tita hablaba como si estuviera dando una clase de educación especial.

- Ya...

Un grito de Ernie los paró en seco, fueron a buscar al grupo de las amapolas y encontraron a Dracon y Ernie discutiendo, al parecer Dracon había quitado el candil a Ernie.

- No he sido yo, en serio – Dracon intentaba ocultar su saco, que contenía un candil encendido.

Tita aclaró la situación y volvió a rehacer los grupos, esta vez Zanky se cambió por Ernie en el grupo de las amapolas, junto con Dracon y Fifí, que iba escupiendo a cada árbol que veía.

Dracon y Zanky caminaron por un camino ancho lleno de raíces de árboles, Dracon intentaba quitarle las gafas a Zanky, pero cada vez que se acercaba Fifí se ponía en medio. Al llegar a un claro oyeron algo decir “Qué asco, hasta donde he llegado para sobrevivir”. Se detuvieron, la llama salió corriendo hacia atrás y Dracon consiguió llevarse las gafas sin cristales de Zanky. En frente de ellos había una criatura comiendo setas rosas del suelo. Era oscuro, su piel pálida estaba llena de arrugas y la túnica parecía flotar, era un ser espectral.

Dracon salió corriendo detrás de Fifí, Zanky estaba paralizado, le dolía mucho la cicatriz en forma de Z de su frente. El ser se le acercaba, vió unos centauros a su derecha hablando.

- Mira estas hojas, son más tiernas que las que vi el otro día en el super, yo creo que nos timan.

- Sí, pero hay que reconocer que las del super son más grandes.

- Eso sí, ¿ves? Un punto a favor, ¡mira! Tenemos espectáculo gratis, vamos a mirar por si después necesitan testigos del crimen.

El ser espectral ignoró a los dos centauros, estaba muy cerca de Zanky, a quien la cabeza le dolía mucho, estaba tumbado en el suelo.

- Chuuusaaa, chusaaaaa, vete de aquí. – Un centauro más joven y cachas había aparecido de la nada ahuyentando a aquel ser. Era mitad hombre mitad cebra. - ¿Estás bien hijo? – su voz era muy varonil.

- ¿Pero qué haces Firence? Estábamos viéndolo, nos has quitado el entretenimiento de la tarde.

- Dejadme en paz, joven Potter, sube en mí. – Firence se agachó para que Zanky pudiera subirse en su parte cebra.

- Venga, ¿y qué más? Firence, dile que después te dé un azucarillo o algo.. jajaja – los dos centauros desaparecieron en el bosque.

Firence corrió con Zanky a cuestas por el bosque, hasta llegar al camino, vieron a Tita y a los otros de lejos con sus candiles.

- Zanky Potter, este ser que hemos visto en el bosque es un ser horrendo, está intentando adquirir poder de las setas para conseguir lo que Hogwarts esconde. – Firence hablaba raro, pero sus palabras eran muy sabias.

- ¿Quiere el disco volador? ¿Pero qué era esa criatura?

- Un ser que debería estar muerto, un ser que sólo busca el mal y la destrucción, el mismo ser que te creó esa cicatriz...

- ¿Lord Voldiport?

- No pronunciamos su nombre – El centauro se giró hacia Tita.

- Zanky, ay mi Zanky – Tita paró en seco y cambió su voz por otra más sensual– Hola Firence, chatín ¿qué tal?

- Muy bien Tita, te pediría que sacaras a los niños del bosque, hay una criatura maligna por aquí. – Firenze dio unos cuantos pasos para atrás.

- Lo que tú me pidas guapo, veo que la noche te sienta bien...

- Adios Tita, adios Zanky – Firenze se alejó hasta desaparecer.

- Adios guapetón... – Tita se fijó en Zanky – Ay mi Zanky, vamos, tenemos que salir de aquí, me parece que mañana os quedáis sin bollitos rellenos porque no hemos encontrado ni una seta.

- ¿Y Jermayoni? – Zanky se fijó en que sólo faltaba ella.

- Jermayoni, ¡oh! Cachis... se nos ha perdido, en fin, no te preocupes, llevaba su maletín de maquillaje, sobrevivirá, luego si eso ya.... vengo a buscarla.

Al llegar a la sala común de Hufflepuff Ron era el único que estaba despierto, esperando a sus amigos con la peluca torcida y los dibujos de las cejas medio borrados.

- ¿Y Jermayoni? ¿Se la han llevado a la enfermería? ¿Qué ha sido? ¿Un infarto de lejía? ¿Alergia al lavavajillas? – Ron parpadeaba mucho.

- No... la traeran mañana, hemos ido al Bosque Prohibido, Ron, ya sé quién está buscando el disco volador, y no es Lucius, bueno, si es Lucius, pero no para él, sino para Lord Voldiport – Zanky no se dio cuenta de lo que acababa de decir.

- Ssssh! No pronuncies su nombre, llámalo el-que-da-yuyu-nombrarlo ¿vale?

- Está bien, pues Lucius quiere el plato para... el-que-da-yuyu-nombrarlo, me lo han contado los centauros, le he visto, era un ser monstruoso pero débil, está ahí fuera Ron.

- P-pero... no tenemos de qué preocuparnos ¿no? – Ron parpadeaba sin parar – quiero decir, Dumbledore es el único mago al que quien-da-yuyu-nombrarlo temía, mientras tengamos a Dumbledore aquí no hay peligro.

Zanky y Ron se fueron a dormir después de Ernie, al abrir su cama, Zanky encontró la sábana invisible bien doblada y con una nota: “Por si las moscas, besitos”.

7 comentarios.

  1. Ojalá los centauros-cebra salieran más, me encanta su personalidad de pasotas, jejeje.

    Sólo quedan dos capítulos, iush, y ya están escritos :P esta semana descubriréis el inesperado final. Mientras, comentad estos capítulos :P

    .:Mil Gracias:.

  2. Anónimo dice:

    ¡JAJAJA! Jermayoni me mató xD

    "Zanky y Ron nunca habían visto así a Jermayoni, no llevaba las uñas pintadas, la ropa era la misma que ayer y el pelo lo tenía desordenado en un intento de coleta"

    Mira que tiene que estar muy mal para estar de esa manera xD

    ¡Charlie me encantó! No se pueden hablar ni dos palabras con él que ya se va tras la copa ¡jajaja!

    ¡Wiii! ¡Dos capis más! =D
    A mi solo me queda uno! ^^

    Me muero de ganas de saber el final!

    BeSiToS...!

    sofidepotter

  3. Anónimo dice:

    Acabo de ver la encuesta Oo
    Que nervios!!! xD

    Voten con la verdad chicos! =D

    Un abrazo! y gracias por todo zanca y tita! Me encantó hacer los dibujos!

    BeSiToS...!

    sofidepotter

  4. Anónimo dice:

    Gracias a ti sofi por estas ilutraciones tan maravillosas y divertidas. Jerma no sabe el peligro que corre conmigo, muajajaja.

    titaroci

  5. Penn dice:

    Perdonen que postee sobre los dibujos de sofi, pero es que son geniales!!! Me encantan. Yo tuve la suerte de que me regalara uno para mi cumple y es divino!! Te lo digo yo, que soy un bloque dibujando, hasta las personas de palitos me quedan mal xD
    Besote!!!

  6. Bettynet dice:

    A ver, en realidad me cuesta no reirme con cada frase, pero es que hay momentos que me encantan:

    En serio, me parto con Dracon y su problemilla para adueñarse de lo ajeno.

    Y Charlie hablando y de repente "Copa!!", muy adecuado ;P

    Y cuando Tita se pone contenta y amenazadora con Jermayoni cuando el castigo. Grupo de las mariposas y de las amapolas!!! :'D

    Los centauros, Jerma perdida en el bosque...

    Genial :D


    P.D. Nunca he comentado sobre los dibujos de sofi... fallo mio, pero son muy divertidos!!

  7. Elda dice:

    JAJAJA

    No puedo esperar a leer el final, de verdad XD Es que no puedo imaginarme qué nos teneis preparado ;)

    Besos!

- Copyright © Zanky Potter - Date A Live - Soporte por Blogger - Diseño por Johanes Djogan - Modificado por Zancaturno -